‘Caso Viera y Clavijo’… No hay titular que lo defina

El Parlamento Canario rechazó –CC (PNC, CCN) y PSOE– la moción presentada por la oposición en la que se reclamaba una aportación de 600.000 € para iniciar la rehabilitación del monumento BIC, Bien de interés cultural.

Construcción neogótica (1903), antiguo Colegio de La Asunción integrado en el Parque Viera y Clavijo, actualmente en estado de abandono intencionado y/o interesado por parte del Gobierno de Canarias con el consentimiento y pasividad del Ayuntamiento de Santa Cruz.

En reunión celebrada en el Consistorio con las Concejalías de Urbanismo y Patrimonio, Consejerías de Cultura y Patrimonio, y la participación ciudadana de esta Asociación, con el objetivo de desbloquear la vergonzosa situación creada por el incumplimiento,por parte del gobierno de Canarias, del Convenio de Cesión (año 2004 y adenda de 2007), se llegó al acuerdo, por  indicación del representante y mediador de la Consejería , de obtener una aportación inicial de un millón de euros para que el Colegio de Arquitectos iniciase un proyecto de rehabilitación y las obras de primera urgencia.

El engaño, tanto para la buena fe del mediador –Decano del Colegio de Arquitectos– como para esta organización ciudadana, se ha servido en plato frío en la citada sesión parlamentaria, para vergüenza, no solo de los cínicos protagonistas del NO, sino y sobre todo para oprobio de unos ciudadanos traicionados una vez más en sus legítimos derechos contra la inevitable prioridad de los intereses políticos.

Todo esto, tras haber conseguido paralizar el brutal proyecto de demolición del antiguo teatro Pérez Minik, anexo al conjunto BIC, mediante denuncia en Fiscalía por el presunto delito de “expolio de Patrimonio por parte de la Administración”, así tipificado en el Código Penal, por abandono doloso, destrozo  intencionado y amenaza de demolición de monumento histórico y cultural.

Es la consecuencia de incumplir impunemente el citado Convenio de Cesión del Ayuntamiento al Gobierno de Canarias, que contemplaba el usufructo, mantenimiento, conservación y restauración de las instalaciones. Demasiada pasividad de la Alcaldía, quizá por prevalecer la disciplina de partido sobre los intereses de la ciudadanía votante, pues ante la flagrante ofensa ejercida, además, con cierta prepotencia y menosprecio, la reacción lógica del representante municipal debió ser la resolución del Convenio incumplido, reclamación de la indemnización correspondiente a los daños y perjuicios inferidos a nuestro patrimonio, y asumir su responsabilidad directa de la rehabilitación de una privilegiada propiedad de 30.000 m2 en el centro de la capital, hoy depauperada por la dejación de responsabilidades institucionales.

La reacción a las investigaciones auspiciadas por Fiscalía, y la interconexión de más irregularidades que puedan aparecer, se traduce en movimientos personales de distracción para esquivar el bulto y echar culpas sobre los demás, ante el temor de posibles imputaciones que hicieran tambalear tal o cual poltrona.

Tras tantos años de activismo ciudadano, después de decepciones continuas por comportamientos oficiales poco ejemplares, y disgustos como el reciente rechazo a la moción económica, sentimos la ausencia total de voluntad política por solucionar un problema cívico, símbolo de carencias de sensibilidad cultural en unos dirigentes sin entidad suficiente para respetar derechos de quienes les pagan, les pagamos, por sus servicios…

Nos queda la esperanza, como asociación pero sobre todo como ciudadanos, de que Fiscalía logre depurar responsabilidades y defina quién es quién en este vergonzoso caso de presunto delito por expolio, hasta que consigamos finalmente rescatar el valioso patrimonio urbano que se nos ha hurtado.

 

 

Ana Mendoza

Presidenta de la asociación “Por la Rehabilitación del Parque Cultural Viera y Clavijo”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.