Carta abierta al Sr. Alcalde

Por la rehabilitación del Parque Cultural Viera y Clavijo

Excmo, Sr. Alcalde:

Como gesto de agradecimiento al apoyo de asociados y simpatizantes, ciudadanos todos de nuestra amada Santa Cruz, nos permitimos  compartir con todos ellos  este testimonio, en formato de “cara abierta” que, con el debido respeto, tenemos a bien dirigirle a V.E. por los motivos que a continuación se exponen:

Agradecemos la atención de informar a la Asociación del procedimiento contencioso-administrativo auspiciado por esta Alcaldía contra el Gobierno de Canarias por incumplimiento del Convenio de cesión, explotación y conservación, entre otros,  del Parque Cultural “Viera y Clavijo”.

Aunque, de acuerdo con lo previsto, y según el propio criterio de V.E., compartido con nosotros en su día, la eficacia y efectos de tal medida están abocados a perderse en el tiempo a manos de una burocracia político-jurídica espesa y absurda.

Como quiera que los resultados prácticos, constatados y constatables, sean objetivo prioritario de este movimiento ciudadano aglutinado en nuestra Asociación, una vez más deseamos compartir con V.E. las ideas que, bajo el epígrafe de participación ciudadana, pretendemos llevar a cabo con el apoyo institucional que esta iniciativa popular merece. En tal caso, la rehabilitación del Parque Cultural “Viera y Clavijo”, necesita la voluntad política de un “que así sea”.

Contamos con la buena fe que ha promovido la vía judicial, pero para alcanzar el objetivo común, Consistorio-Ciudad,  de rescatar para Santa Cruz un envidiable Patrimonio Histórico y Cultural,  se impone la necesidad de dar forma a propuestas racionales como las que aquí acompañamos.

A la vista del rechazo frontal del Gobierno de Canarias a asumir las responsabilidades contraídas, flagrantemente incumplidas, con esta capital, desde esta Asociación proponemos y apoyamos la firmeza reivindicativa del Ayuntamiento en favor de los intereses  de los damnificados santacruceros, a partir de los siguientes puntos contemplados desde la perspectiva ciudadana a pie de obra (no de oídas):

1º.- Es sospechoso, por incomprensible, tomar medidas y fotos del escarnecido teatro “Pérez Minik” por parte de personal “gubernamental”. No tiene más sentido que intentar eludir el fondo del problema que tienen planteado. Es absurdo incidir en un inmueble, intencionada y aparentemente ruinoso, por su actual estado de  evidente imposibilidad de restauración. Aparte de ser el único elemento no declarado BIC en el Parque Cultural -pues se construyó a posteriori, como añadido al verdadero y legítimo Bien de Interés Cultural: el antiguo Colegio del Asunción, capilla incluida-, la oferta cultural de la capital está suficientemente cubierta (Teatro Guimerá, Auditorio, TEA, Círculo de B.A…). Sería lamentable tener que explicar otro despilfarro en obra inútil, porque la alternativa válida figura en el siguiente punto.

2º.- ¡Reabrir la capilla de La Asunción! ¡Solo es limpiarla y abrirla! -coste cero-Un BIC espectacular. Valiosísimas vidrieras del S. XIX, milagrosamente en buen estado de conservación. Un recinto con privilegiada acústica, que daría acogida a conciertos, prácticas y actuaciones del Conservatorio, o de la banda municipal que ensaya a pie del escarnecido busto de nuestro querido gran maestro Tarridas (este es otro tema). El objetivo de reabrir esta joya sería, además, revitalizar un área urbana -Paseo de Asuncionistas y aledaños- actualmente deprimida y abandonada por una gestión municipal que, en apariencia,  ha centrado sus intereses desde la Plaza Weyler hacia  el sentido opuesto. Si la capilla neogótica no pudiera rescatarse para el culto religioso (el Obispado mostró algo de interés, pero solo de palabra), las alternativas  de aplicación cultural son tan abundantes como la buena voluntad gestora determine. ¡Ojo! No vayamos a ubicar en su histórico interior  exposiciones de pájaros o certámenes de perros peinados en Llongueras o similar.

3º.- Y quizá el más importante. Lo del es que para esto no hay dinero, ya no cuela. Una vez alumbrados los despilfarros institucionales, y llegados a la conclusión de que no es que no haya dinero, sino que está muy mal gestionado (la culpa es de Madrid), nuestra aportación de ideas para enmendar tamaños desafueros consiste en lo siguiente:

Hay un espacio urbano, erial asolado y desaprovechado, de más de 5000 m2, con acceso directo desde la Avda. San Sebastián, entre el Hotel Escuela y los edificios del “Viera y Clavijo”, en concreto del ruinoso e irrecuperable teatro “Pérez Minik”. ¿Por qué no se propone un concurso público, limpio, abierto y éticamente correcto, para instalar en ese espacio un conjunto deportivo, p.ej.: unas canchas de pádel, en el centro de la ciudad (las actuales están todas en la afueras), donde  la iniciativa privada aportase unos beneficios sociales a esta ciudadanía, no demasiado bien tratada, y que al mismo tiempo proporcionase medios económicos para permitir la rehabilitación propiciada por el abandono y expolio del gobierno autonómico sobre nuestro Patrimonio histórico y cultural?

Atención también a que no sucediese lo del Parque Marítimo (o incluso el Palmetum), que por exceso de afectos personales, a la larga, se escarmienta a la opinión pública y destroza cualquier principio originado desde  la buena fe.

Esta vez, esperamos  respuesta de V.E. y, si fuera posible, también la solución pendiente de contestación a las ilegales vallas publicitarias, pintadas promocionales y grafiterios varios, alrededor de un BIC, el “Viera y Clavijo”, que contaminan el paisaje urbano de esta gran ciudad que aspira a cobijar la élite de convenciones, congresos y resucitarse como la capital, modelo a seguir, que fue en su día. No parece la actual una imagen presentable en los aledaños del Hotel Escuela.

(Pendiente también -hace más de un año- el proyecto de V.E. de convocar concurso público para el kiosco anexo al parque infantil del “Viera y Clavijo” <?>).

Con el deseo de que nuestro afán participativo encuentre respuesta y la correspondencia que merecemos los ciudadanos que, de vez en cuando, debemos depositar nuestros votos de confianza, ¿qué le parece un lema institucional que propiciaría sustento a cualquier yacimiento de votos “Chapuzas, tolerancia cero”? Este sería un punto de partida con gran contenido… Con la voluntad ética de cumplirlo, claro…

Gracias de nuevo por la atención de V.E,. Un respetuoso saludo.

 

 

Ana Mendoza

Presidenta de la Asociación “Por la rehabilitación del Parque Cultural Viera y Clavijo”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.