Capturas ilegales de lapas al norte de Tenerife

Capturas ilegales

Capturas ilegales

Un nuevo caso de capturas ilegales en las islas obliga a los inspectores del Gobierno de Canarias a levantar actas

El marisqueo en Canarias está regulado por una serie de normas que establecen cómo y cuándo se puede realizar la recolección de determinadas especies de mariscos en las islas. Las infracciones y capturas ilegales más comunes a la hora de practicar el marisqueo recreativo tienen que ver con los días habilitados para su práctica, no disponer de la licencia correspondiente, el exceso de capturas o el incumplimiento de las tallas mínimas.

Precisamente esto ha sido lo que ha sucedido recientemente en la Playa del Socorro, en el término municipal tinerfeño de Los Realejos. Los inspectores del Gobierno autonómico se vieron obligados a levantar varias actas de denuncia después de detectar capturas sin licencia en días no permitidos. En una de estas capturas ilegales llegaron a recolectarse hasta 9,5 kilos de lapas.

Los agentes del Servicio de Inspección Pesquera que detecten estas prácticas ilegales tienen la facultad de levantar acta de denuncia

De acuerdo con lo establecido por la ley, los propios agentes del Servicio de Inspección Pesquera podrán intervenir directamente para sancionar las acciones ilegales en relación a estas capturas. Además, pueden tomar las medidas accesorias oportunas para minimizar el daño causado a los recursos o evitar que éstos continúen, lo que pueden derivar en el decomiso de los productos o bienes o la incautación de artes y aparejos. El hecho de no colaborar con los inspectores podría suponer sanciones de hasta 60.000 euros.

La captura fuera de los días autorizados supone una infracción leve y sanción de hasta 300 euros. Por otro lado, el exceso de capturas, siempre que no sobrepase el doble del límite máximo permitido constituirá infracción leve, volviéndose grave si el total de capturas supera los seis kilos. Dicha Orden determina también una talla mínima para la lapa, negra o blanca, de 45 milímetros, tomando a estos efectos la longitud de la máxima anchura del caparazón. La captura de lapas por debajo de esta talla mínima supone una infracción grave con sanciones de entre 301 y 60.000 euros.

 

 

El Ilustrador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.