Canarias intenta detener las prospecciones de Repsol

Las administraciones trabajan en la presentación de alegaciones al Estudio de Impacto Medioambiental.

Según se recoge de manera resumida en la página 23 del Estudio de Impacto Medioambiental -EIM- presentado por Repsol, en el peor de los escenarios posibles –la erupción incontrolada de un pozo sin posibilidad de intervención humana y con mareas y vientos desfavorables- las consecuencias de una fuga serían catastróficas para las costas de las islas de Fuerteventura y Lanzarote.

Este es el principal argumento que utilizarán los cabildos de ambas islas y el Gobierno de Canarias para exigir la retirada de la autorización que el Ejecutivo central ha concedido a la petrolera Repsol para la búsqueda y extracción de crudo en aguas cercanas al Archipiélago.

Las administraciones trabajan conjuntamente con otras organizaciones medioambientales en la recogida de firmas y la redacción de una lista de alegaciones que se presentarán en referencia al EIM.

Por su parte, Repsol ha declarado que las instituciones canarias han interpretado el documento con la intención de “generar alarmismo” ya que la probabilidad de que se dieran todas las condiciones para una catástrofe de esta índole es de una cada 50.251 sondeos perforados. “El Estudio de Impacto Ambiental de los sondeos exploratorios contempla los peores escenarios posibles, en las peores circunstancias, en cuanto a corrientes predominantes, vientos predominantes, y sin que haya ningún tipo de intervención humana durante 45 días”,  ha subrayado la petrolera, quien justifica que el informe se redacta precisamente para eso, para tener en cuenta todas las posibilidades y riesgos potenciales, “con sus remotísimas excepciones”.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.