Podemos insiste en el cierre del campo de tiro de Ajabo

campo de tiro de Ajabo

Barranco de Ajabo

El  vertido de plomo está causan un grave prejuicio ambiental y contra la salud pública

El portavoz de la formación morada en Tenerife, Fernando Sabaté, ha insistido en la importancia de cerrar en campo de tiro de Ajabo en Adeje y ha criticado la actitud pasiva de la Subdelegación del Gobierno ante las numerosas protestas que reclaman el cierre del lugar.

En opinión de Sabaté las insitituciones parecen “tener más interés en vigilar a quienes protestan contra ese grave problema, que en utilizar los servicios de la Guardia Civil para velar por la protección de las personas y la naturaleza expuestas a la contaminación por plomo y ruido”.

El grupo político reiterará formalmente al consejo de Aguas la petición de que revoque la autorización otorgada a dichas instalaciones “porque no se están cumpliendo los requisitos de seguridad que la condicionan”.

Contaminación acústica y toxicidad en campo de tiro de Ajabo

Sabaté insisten en la ‘tremenda irresponsabilidad’ que están comentiendo tanto el Ayuntamiento de Adeje como el Cabildo de Tenerife al permitir que el campo de tiro de Ajabo continúe en funcionamiento.

“Y no solo por el grave impacto ambiental que generan el vertido de plomo a ese espacio natural, y por la fuerte contaminación acústica de los disparos y competiciones de tiro al plato que se celebran en ese recinto –matiza–, sino también por el problema de salud pública que están fomentando dando amparo a esta instalación”.

Tal como denuncia la formación política, la caída de plomo no se limita al cauce del barranco en las zonas aledañas al campo de tiro sino que llega incluso a la playa de Callao Salvaje durante las épocas de lluvia, arrastrando hasta el mar partículas de este metal pesado y altamente contaminante.

Pese a todo ello, “tanto el Ayuntamiento de Adeje como el Cabildo de Tenerife y el Gobierno de Canarias miran para otro lado y, para más inri, la Subdelegación del Gobierno parece tener más interés en enviar a la Guardia Civil a actuar contra quienes protestan contra el campo de tiro, que contra quienes están generando el problema de contaminación y salud pública”. Durante una caminata de protesta convocada el pasao 19 de noviembre y a pesar de contar con las autorizaciones pertinentes para ellos, las autoridades terminaron por pedir la identificación a todos los participantes en la marcha.

Al parecer, una competición de tiro prevista para ese día se habría suspendido como consecuencia de la presión ejercida por dicha protesta a pesar de que los manifestantes en ningún momento se salieron de la ruta acordada ni invadieron el espacio de seguridad trazado para el espacio de tiro.

El Ilustrador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.