Caco Senante en el punto de mira de la Audiencia Nacional

Caco Senante

Caco Senante

El juez procesa al músico canario por apropiación indebida, fraude y falsedad documental en la SGAE

En un plazo de diez días se decidirá si comienza el juicio oral contra el músico canario Caco Senante al que el juez de la Audiencia Nacional José de la Mata le imputa tres delitos en relación a los presuntos fraudes cometidos por la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE), dos de ellos en el marco del caso SGAE y otro al margen de éste.

Aparte de Caco Senante en la causa están también implicados Eduardo Bautista (Teddy Bautista), Ricardo Azcoaga y Enrique Gómez Piñeiro. Una vez concluida la investigación sobre el caso el magistrado De la Mata ha propuesto el fiscal y las acusaciones tienen un plazo de diez días para presentar la solicitud de apertura del juicio oral.

La etapa de Caco Senante como consejero de la SGAE

A finales de 2011 Senante se vio salpicado por los escándalos de fraudes cometidos en la SGAE, entidad de la que fuera consejero. El músico canario se encargaba, entre otros aspectos, de la contratación de los servicios de cátering.

Las investigaciones revelan que durante esta etapa tanto Senante como otros directivos de las SGAE habrían aprovechado la coyuntura para desfalcar a la sociedad a través de contratos firmados con empresas que ellos mismos controlaban desde el exterior de la SGAE .

Por otro lado está el sonado caso del timple de 20.000 euros que adquirió la sociedad como un elemento simbólico con el que presidir la sede canaria de la SGAE. Al parecer, se trataba de un instrumento singular ya que no sólo había sido fabricado por el artesano Francisco Rodríguez Franco sino que además el poeta Rafael Alberti había realizado una pintura sobre él. En cualquier caso, la compra se hizo al margen de la normativa de la SGAE y además, en una tasación de la pieza se determinó que su valor no llegaba a los 3.500 euros.

Aparte de esto, entre 2010 y 2011 se descubrieron una serie de facturas irregulares emitidas por la sociedad que superan los 30.000 euros y que todavía no han sido justificadas.

El Ilustrador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.