Bourtange

BourtangeEl poblado protegido por las estrellas.

Cerca de la frontera con Alemania, en la región holandesa de Westerwolde, se encuentra el poblado de Bourtange.

Éste pintoresco lugar de orígenes medievales se convirtió entre los siglos XVI y XVII en una fortaleza amurallada desde la que las tropas de Guillermo I de Orange podía tener el control sobre el único camino que comunicaba a los alemanes con la ciudad de Groningen, que durante este periodos de la Guerra de los Ochenta Años estaba controlada por las tropas españolas.

La fortaleza se diseñó con forma de estrella para garantizar una mayor protección. Varios canales circundaban la edificación amurallada a la que solo se podía acceder a través de un sistema de puentes levadizos que hacía más complejo un eventual asedio por parte de los enemigos. Desde el aire se puede comprobar cómo los canales que rodean la fortaleza conforman la figura de una estrella cuyas líneas se elevan sobre montículos de arena. Precisamente el nombre ‘Bourtange’ tiene su origen en estos accidentes geográficos y se traduce literalmente como ‘crestas de arena’.

El asentamiento fue creciendo con el paso del tiempo a medida que los campesinos construían sus casas cerca de la fortaleza para abastecerla de todo lo necesario. Cuando en 1851 la fortaleza dejó de utilizarse con fines militares, también la zona interior de los canales fue ocupada por los aldeanos hasta llegar a su actual configuración.

En los años 60 las autoridades holandesas iniciaron un proceso de reconstrucción de la fortaleza y el emplazamiento terminó convertido en un museo al aire libre en el que residen alrededor de 500 vecinos orgullosos de su historia y de su pintoresco pueblo de jardines, canales, puentes levadizos, calles adoquinadas, murallas y, sobre todo, buena estrella.

 

 

El Ilustrador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.