Basura del Gobierno de Canarias, ¿o basura del Ayuntamiento?

He aquí un decepcionante símbolo, otro más, de la enorme distancia que separa los intereses de los entes públicos de los de una ciudadanía que se ve en la necesidad de sobrevivir por sus propios medios para subsanar la desidia institucional justificada por una burocracia espesa e inoperante.

Meses atrás se presentó, por esta plataforma, solicitud de palabra para la retirada de escombros y basura acumulados en un rincón del Parque Viera y Clavijo. Era el resultado de una operación de limpieza llevada a cabo por voluntarios afectos a esta Asociación, efectuada sobre el patio de los cipreses y el interior del teatro Pérez Minik. Ambos espacios eran un auténtico vertedero, como correspondía al vergonzoso abandono institucional aplicado por la Consejería de Cultura del Gobierno de Canarias, con la pasividad del Ayuntamiento, sobre un conjunto declarado Bien de Interés Cultural, con la calificación de Monumento, patrimonio de la Ciudad.

Finalmente, y tras la insistencia en la solicitud de retirada de la inmundicia, la Concejalía correspondiente tuvo a bien enviar como emisarios a tres técnicos que “analizaran la situación y proceder al diseño del operativo a desarrollar para evaluar el alcance de la compleja ejecución de tan sofisticada operación”.

Primera declaración de intenciones del equipo técnico: “Es que no sabemos si esta basura corresponde al Ayuntamiento o al Gobierno de Canarias, y ante la duda, analizaremos la situación (¿??????…)”

Frente a tan decepcionante muestra de falta de voluntad, se propuso que, al menos, se nos proporcionase un contenedor donde poder depositar los escombros: “Sí. Pero Urbaser no van a trabajar en esto…”

No se preocupen. Lo haremos nosotros”. Esto suponía un nuevo problema: se necesitaba cierto material: palas, rastrillos, sacas, etc. porque era inviable cargar los escombros a mano.

Al solicitar por teléfono, a la técnico correspondiente, dichas facilidades materiales, se nos respondió que “No. Imposible, porque son herramientas que están inventariadas”. “Verá, Es que no son para quedárnoslas, sino que las devolveríamos una vez cargado el contenedor. Le firmamos un vale…” “Le insisto. Es imposible. Espero que me comprenda…” “Claro que la comprendo. Espero que usted me disculpe por haberle robado esta parte de su valiosísimo tiempo”.

Para resolver el grave problema planteado a la Administración, esta Asociación tomó la decisión de pagar los materiales de su fondo solidario en una ferretería cercana – donde, por cierto, se nos aplicó un amable y sustancioso descuento como muestra de solidaridad – , y en 24 horas se realizó la operación con la eficacia propia de los citados voluntarios, ajenos al protocolo oficial y a una infraestructura burocrática deplorable.

Al tiempo de haber solucionado una cuestión estética, poco presentable en pleno centro de la ciudad, también se ha resuelto un problema de salubridad pública, pues un parque infantil, recién inaugurado en el interior del Parque, no es compatible con un vivero de ratas y foco de posibles infecciones en sus inmediaciones.

Conclusiones: Parece que la Iniciativa Popular sea la única alternativa futura a la inoperancia política. Esta pequeña anécdota demuestra la inutilidad que para el ciudadano representa la profusión de cargos públicos en los multitudinarios escalones de la Administración, con sueldos y prebendas magníficos, y que no nos sirve para nada. No los necesitamos. Demostrado está que el abusivo Gasto Público es el mal endémico, y el más reseñable, de una crisis que asola a este pobre país.

Por fortuna, la conciencia ciudadana va reaccionando paulatinamente ante el menosprecio institucional. Pero antes de llegar a un inexorable punto de insurrección, conviene aunar esfuerzos colectivos para subsanar las deficiencias de quienes saben y no pueden, de quienes quieren y no saben y de quienes pueden y no quieren trabajar en beneficio de todos los que pagamos unos servicios incumplidos.

Por correlación con situaciones anteriores, ¿es de esperar una reacción negativa como represalia a un autorretrato que se han hecho ellos solitos, y que aquí, solamente reproducimos?… Seguiremos caminando…

Ana Mendoza

Presidenta de la Asociación “Por la Rehabilitación del Parque Cultural Viera y Clavijo”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.