Auroville: un experimento en forma de ciudad

AurovilleCon el respaldo de la UNESCO, a finales de la década de los 60 se inició en la India la construcción de una ciudad sostenible levantada sobre los cimientos de la tolerancia y la integración cultural.

El 28 de febrero de 1968 los primeros habitantes de esta ciudad experimental se reunieron alrededor del árbol banyan, futuro centro de la actual Auroville. Representantes de 121 naciones se citaron en este lugar proporcionando los cuatro primeros pilares de una ciudad que habría de levantarse con el esfuerzo de sus propios habitantes.

Llegaron de todas partes del mundo. Su misión, demostrar que era posible construir un lugar en el mundo en el que el progreso no pusiera en jaque los recursos naturales y los ciudadanos pudieran avanzar hacia un futuro mejor en un ambiente de igualdad y tolerancia.

Auroville, el experimento de la ‘Unidad humana’, fue presentado por los discípulos del gran mísitco hindú Aurobindo y puesto en marcha bajo la dirección de una enigmática mujer de origen parisino conocida como ‘La Madre’.

El proyecto se dio a conocer al Gobierno de la India que, tras ofrecer su respaldo, decidió comunicarlo también a la UNESCO, que en 1966 emitió una resolución favorable a la puesta en marcha de este experimento sociológico.

Auroville se erigió al sur de la India, principalmente en el estado de Tamil Nadul y a pocos kilómetros de la costa de Coromandel. La ciudad se diseñó en torno un eje principal, el área de la paz, con tierra de las 1as 121 naciones que forman la ciudad y de 23 estados indios. En torno a este centro, Auroville se articula en otras cuatro áreas -industrial, residencial, internacional y cultural- rodeadas de un cinturón verde de un radio de 1,25 kilómetros.

Se trata de una ciudad totalmente autosuficiente con escuelas, campos de cultivo, acuíferos, zonas de recreo… organizada mediante un original sistema de propiedad compartida que permite que sus 2.160 habitantes vivan en igualdad de condiciones. En Auroville hay actualmente ciudadanos de 45 naciones -desde niños hasta ancianos- y la edad media de la población es de 30 años.

Además de sus sistemas de trabajo colectivo y el desarrollo de políticas sostenibles con el medio ambiente, destaca en esta ciudad su singular arquitectura, producto de las tendencias futuristas de la década de los 60: esferas, pirámides y líneas sinuosas son las señas distintivas de esta ciudad con forma de galaxia que gira en torno a un centro dedicado a la reflexión y al entendimiento.

 

www.auroville.org

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.