Aumentan los rescates en el Parque Nacional del Teide

 Bomberos de TenerifeLos bomberos de Tenerife instan a seguir unas determinadas pautas de conducta para evitar accidentes.

Según informan desde el Consorcio de Bomberos de Tenerife, en los últimos años ha aumentado de manera significativa el número de rescates que realiza este organismo en el entorno del Parque Nacional, fundamentalmente en la temporada de otoño-invierno.

«Sólo durante este año, los efectivos han contabilizado un total de 22 activaciones, que finalmente se tradujeron en 17 rescates en que la intervención de los bomberos fue esencial para localizar y rescatar a personas que se encontraban en apuros en Las Cañadas del Teide», indica el presidente del Consorcio de Bomberos de Tenerife, Carlos González Segura, quien además pone como referencia que «durante 2009, sólo se produjeron tres rescates con intervención en este entorno».

Recomendaciones

Los expertos señalan que uno de los motivos principales para este tipo de rescates es la falta de planificación previa. Por ello, desde la Institución insular se recomienda que siempre se comprueben las condiciones meteorológicas, utilizar el equipamiento adecuado, planificar la ruta y calcular los horarios, o llevar la suficiente agua o comida, así como frutos secos, que tienen un alto valor energético.

También se debe evitar salir en solitario, o de lo contrario, informar a familiares o amigos la ruta a realizar y no cambiar los planes sin comunicarlo.

Asimismo, es necesario llevar el teléfono móvil con la carga completa, así como GPS, o linternas, ya que normalmente casi todos los servicios de rescate que se solicitan en invierno se producen en el momento en que comienza a anochecer, lo que desorienta a muchos senderistas que no disponen de estos medios para finalizar por sí solos la ruta.

El Consorcio de Bomberos recuerda que las temperaturas en el Teide pueden llegar a situarse -7 y -9 grados y entre la noche y el día hay una diferencia media de temperatura de 16 grados, convirtiendo la nieve acumulada en placas de hielo que dificultan el avance, incluso siendo un montañero con cierta experiencia, por lo que es necesario llevar ropa de abrigo y lluvia aunque sea verano.

No se deben sobreestimar las posibilidades reales de hacer la ruta, ya que se dan casos de rescate en los que las personas afectadas sufren de agotamiento, debido a que han querido realizar una actividad para la que no están preparadas físicamente, o padecen síntomas del mal de altura.

Finalmente, si a pesar de las recomendaciones se produce un accidente, es importante que tengan en cuenta que los datos que necesitan los servicios de emergencias son, principalmente, lo que ha pasado, la ubicación más exacta posible, cuántas víctimas y estado, meteorología de la zona y ofrecer un teléfono de contacto de las personas que acompañan a la víctima, así como seguir las recomendaciones que se indiquen desde la Central de Emergencias.

 

 

El Ilustrador

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.