Aumentan los casos de alergia a los alimentos

El 20 por ciento de las consultas al servicio de Alergología del HUNSC el pasado año tenían que ver con alergias o intolerancias a los alimentos.

Durante 2011, el 20 por ciento de las solicitudes realizadas al servicio de Alergología del Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria, adscrito a la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias, estaban relacionadas con alergias e intolerancias alimentarias. Si bien en edad adulta se pueden presentar manifestaciones alérgicas a casi todo tipo de alimentos, en los niños las más frecuentes tienen que ver con la leche y sus derivados, seguida del huevo, explica el Dr. José Carlos García Robaina, jefe del servicio de Alergología del HUNSC.

“La explicación de por qué se desarrollan alergias alimentarias es multifactorial, puesto que influyen de manera simultánea aspectos diversos como pueden ser los antecedentes familiares y/o personales de alergia, las condiciones ambientales características del entorno en el que se vive, el procesamiento al que son sometidos los productos alimenticios, la contaminación, los propios alimentos y la cultura de la higienización”, detalla Robaina.

Los especialistas del Hospital de La Candelaria informan sobre esta cuestión en plena celebración, por segundo año consecutivo, de la Semana Mundial de la Alergia, una iniciativa coordinada por la Organización Mundial de la Alergia (WAO) en la que participan de manera global 84 sociedades, entre las que se encuentra la Sociedad Española de Alergia, Asma e Inmunología Clínica (SEAIC) y a la que se han sumado numerosos centros hospitalarios españoles, entre ellos, el HUNSC.

Tratamientos de inducción de tolerancia oral o ‘desensibilización’ Servicio Alergias Hospital La Candelaria

Las peticiones de consulta sobre alergias alimentarias que llegan hasta el servicio de Alergología del Hospital Universitario de La Candelaria proceden de su tramitación desde Atención Primara y en menor número desde otros servicios del centro hospitalario, especialmente Urgencias y Pediatría. La alergia a alimentos puede manifestarse de muchas formas y afectar a distintos órganos del cuerpo (piel, aparato digestivo, respiratorio, etc.) dando lugar a reacciones que varían también en su gravedad pudiendo, en ocasiones, llegar a comprometer la vida del paciente.

Una vez en este servicio, se realiza un estudio alergológico que implica una entrevista clínica, una exploración física y pruebas complementarias si fuesen necesarias para realizar el diagnóstico del paciente. Según las características del tipo de alergia que padezca se decidirá la actitud y tratamiento a seguir. Para superar este tipo de patología, el servicio de Alergología del HUNSC ofrece desarrolla procedimientos de inducción a la tolerancia para pacientes alérgicos a las proteínas de leche de vaca o huevo, que se aplican en aquellos pacientes que cumplan los requisitos para ser incluidos en dicho protocolo y que estén de acuerdo en realizarlo.

Este protocolo denominado “desensibilización” consiste en la ingesta controlada y creciente de dosis de leche con el objetivo de que, con la finalización de este tratamiento, los niños puedan mantener una dieta libre con la incorporación total de este alimento y sus derivados lácteos sin que se produzcan efectos o reacciones alérgicas.

“La desensibilización a alimentos continúa siendo un procedimiento novedoso en cierta medida de investigación para los alergólogos de todo el mundo. El alimento con el que se tiene más experiencia es la leche, qué está ofreciendo resultados prometedores y no se descarta que en un futuro pueda ser útil también para otros alimentos”, indica la Dra. Guacimara Hernández Santana, alergóloga del HUNSC.

En este sentido, “en el caso de los pacientes pediátricos, la inducción de tolerancia oral a la proteína de la leche y a los productos que de ella derivan, supone un paso importante hacia la normalización en la toma de ese alimento permitiendo llevar una dieta normal y nutricionalmente compensada, además de evitar a la familia rutinas de higiene alimenticia en la cocina que hasta el momento se llevaban al extremo para no ‘contaminar’ los alimentos y utensilios, que estuviesen en contacto con el niño alérgico”.

‘Reactividad cruzada’ entre alimentos

Cuando se indica que una persona es alérgica a algún tipo de alimento, se quiere decir que presenta algún tipo de reacción adversa a las proteínas o glicoproteínas presentes en un alimento; suelen ser reacciones reproducibles tras la exposición a alimentos en cantidades bien toleradas por personas no alérgicas. Estas proteínas pueden estar presentes en la composición de otro alimento del mismo grupo o incluso diferente; tanto de origen animal como vegetal, significando esto que se puede ser alérgico a varios alimentos a la vez. Esta circunstancia se conoce como “reactividad alimentaria cruzada”.

Por ejemplo, Canarias cuenta con un número elevado de pacientes alérgicos a los ácaros, cuyos alérgenos son compartidos con otros animales como las cucarachas o el marisco, siendo éste último un alimento de gran consumo

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.