Atraco en el aeropuerto de Amsterdam – Schiphol

diamantes El mayor robo de diamantes de todos los tiempos.

El 25 de febrero de 2005, dos hombres vestidos con el uniforme de la aerolínea KLM irrumpieron en la terminal de carga del aeropuerto de Ámsterdam – Shiphol en un coche robado de la compañía. Armados con pistolas, detuvieron a un camión que se dirigía a un avión de Tulip Air con un cargamento de diamantes que tenía que ser trasladado a Amberes.

Los atracadores sacaron el camión del aeropuerto y se dirigieron a la cercana localidad de Hoofdorp, donde una tercera persona los esperaba para recogerlos con los diamantes y escapar en una Renault Express también robada y que un mes después del atraco apareció quemada en la ciudad de Diemen.

A pesar de que las investigaciones llevadas a cabo por la policía rebelaron un importante agujero de seguridad por parte de la compañía KLM, la limpieza y perfección con la que se desarrolló el robo siempre han hecho sospechar a las autoridades de que los atracadores contaban con alguna conexión dentro de la compañía que les facilitó la información necesaria para poder llevar a cabo un plan impecable.

No se encontró ni rastro de los diamantes y, si bien no se trata de una cifra exacta, las autoridades estiman que el valor total de los bienes sustraídos supera los 75 millones de euros.

Después de lo sucedido, el aeropuerto de Ámsterdam – Schiphol reforzó considerablemente sus medidas de seguridad e instaló nuevos escáneres así como la vigilancia de guardias militares armados en las zonas de las instalaciones más susceptibles de sufrir un nuevo asalto.

 

 

El Ilustrador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.