Aterrizaje de emergencia en Las Teresitas

Aterrizaje de emergencia en Las Teresitas

Aterrizaje de emergencia en Las Teresitas / Bomberos de Tenerife

La playa reabre tras la retirada de los restos de la avioneta siniestrada ayer

La noticias de un aterrizaje de emergencias en Las Teresitas sorprendía ayer a los vecinos del barrio santacrucero de San Andrés, en la capital tinerfeña. Una avioneta con tres ocupantes efectuaba una maniobra de emergencia tras despegar del aeropuerto de Tenerife Norte y lograba aterrizar en la playa sin que ningún bañista resultara herido. Tampoco ninguno de los tres ocupantes de la avioneta ha sufrido heridas de gravedad aparte de algunas contusiones.

Los problemas técnicos obligan al piloto a realizar un aterrizaje de emergencia en Las Teresitas

La avioneta, propiedad de un asociado del Aero Club, si bien no pertenecía a su flota, despegaba del aeropuerto de Los Rodeos poco antes de las 13.00 horas con destino a Marruecos. En su interior viajaban el piloto, su mujer y su hija, una menor de 14 años de edad.

Al sobrevolar la zona de San Andrés el piloto detectó que la aeronave sufría problemas técnicos y comunicó a la torre de control la necesidad de efectuar una maniobra de aterrizaje de emergencia en la Las Teresitas.

Inicialmente una de las alas de la aeronave impactó contra el agua y finalmente la avioneta cayó en la arena haciendo que el fuselaje saltara por los aires sin herir a ninguno de los presentes en la playa. Los ocupantes, que quedaron atrapados en el interior de la aeronave, fueron socorridos por miembros de la Cruz Roja y testigos de lo ocurrido hasta que llegaron los servicios de emergencia.

La playa fue cerrada al público hasta que se dio por finalizada la limpieza de los restos de la avioneta que habían quedado esparcidos por la arena tras el aterrizaje de emergencia en Las Teresitas. Los bomberos tuvieron que intervenir para liberar a los ocupantes de la avioneta, que no sufrieron heridas de gravedad, y controlar el vertido de combustible de la aeronave tras el impacto.

 

 

El Ilustrador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.