Condenado el vendedor de perritos calientes que apuñaló a un cliente

En abril de 2017 le asestó una puñalada mortal a su víctima después de que ésta se quejara del mal estado de la comida

La Audiencia de Las Palmas ha condenado a ocho años de prisión y a otros ocho de internamiento psiquiátrico al vecino de Las Palmas de Gran Canaria Adriel Hernández, de 29 años. En el momento del crimen, el 12 de abril de 2017, éste trabajaba como vendedor de perritos calientes en el distrito centro de Las Palmas de Gran Canaria. El hijo de la pareja de la víctima, ahora fallecida, había comprado unos perritos calientes en este establecimiento que, al parecer, se encontraban en mal estado. Esto motivó que la víctima y su asesino se interpusieran denuncias mutuas y tuvieran que verse cara a cara en un juicio rápido por delito breve.

Dos días después de la discusión provocada por la compra de perritos calientes en mal estado, el vendedor asesinó a su víctima

El día del juicio rápido, el acusado terminó siendo ingresado en un centro sanitario, presa de un ataque de nervios. Tras escapar de los médicos, el vendedor de perritos calientes se presentó en el domicilio del cliente para continuar con una acalorada discusión que se dio por zanjada cuando éste le asestó una puñalada mortal en el costado, en el lado derecho del abdomen, para a continuación darse a la fuga.

De acuerdo con el veredicto emitido por el jurado que revisó el caso la semana pasada, la sentencia condena a Adriel Hernández Rodríguez como autor de un delito de asesinato con la eximente incompleta de anomalía o alternación psíquica, a ocho años de prisión y otros ocho de internamiento en centro penitenciario psiquiátrico como medida de seguridad, y le obliga a abonar indemnizaciones por valor de 328.000 euros a los hijos del fallecido, a sus hermanos, a su pareja y al hijo de ésta. El fallo especifica que la medida de seguridad debe ejecutarse “con prioridad a la pena de prisión”.

 

El Ilustrador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.