‘Argo’

ArgoUn rescate de película

Ben Affleck me está sorprendiendo. No le tenía demasiado aprecio como actor ni como director, ta vez por cuestiones que nada tienen que ver con el cine sino con los chascarrillos y el glamour del Hollywood más excéntrico y superficial.

Pero he de reconocer que sus dos últimas películas me han gustado. Me sorprendió las pasadas Navidades con The Town (Ciudad de Ladrones), y eso que nunca he sido muy amante de las películas de acción, policías y malunos.

Y ha vuelto a hacerlo con Argo, una película que me ha parecido más ‘arriesgada’ en tanto que se inspira en un hecho histórico al que sabe darle lo que la ficción cinematográfica requiere: una importante dosis de tensión bien calibrada que hasta los últimos minutos -y a pesar de conocer el desenlace- nos mantiene con el pulso irregular de todo buen thriller que se precie.

Argo es el nombre de una película que nunca se llegó a hacer pero que sirvió como pretexto para rescatar a seis diplomáticos estadounidenses refugiados en secreto en la embajada canadiense de Teherán tras el asalto a su embajada por parte de los seguidores del ayatolá Jomeini, exigiendo a EE.UU la extradición del Sha de Persia. El rescate era una misión tan complicada que uno de los agentes de la CIA idea un plan un tanto peculiar para sacar a los estadounidenses de Irán antes de que sean ajusticiados por un pueblo enfurecido: hacer creer a los iraníes que se trata de un equipo de rodaje canadiense desplazado hasta el país con la intención de buscar localizaciones para el rodaje de una película de ficción espacial -al estilo La Guerra de las Galaxias– en dicho país.

Affleck dirige y protagoniza este rescate de película que destaca tanto por una extraordinaria manera de ir hilando la historia como por la ambientación de la misma -que no siempre son las películas de época las que merecen una distinción por cuestiones como el vestuario o el maquillaje, por ejemplo-. La verdad es que como actor Ben Affleck nunca me ha parecido nada especial, pero a la vista de su trabajo como director, es posible que tal vez tenga un futuro prometedor detrás de las cámaras.

 

Celina Ranz Santana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.