Amenazas de Urbaser a su plantilla

Amenazas de Urbaser

Dámaso Arteaga con los operarios de una cuadrilla de Urbaser

Sí se puede denuncia la existencia de una cláusula que obliga a los trabajadores de la empresa a no facilitar información a terceros sobre los servicios prestados

La formación política exige una explicación ante la Comisión de Control para aclarar la situación. Tal como ha denunciado Si se puede, las amenazas de Urbaser a su plantilla se ponen de manifiesto en la obligación de los trabajadores de firmar un documento que les prohíbe facilitar información a personas externas a la empresa con relación a la prestación de este servicio.

La empresa obliga a su plantilla en Santa Cruz a reconocer que, si incumplieran esta cláusula, podrían incurrir en sanción disciplinaria y podrían verse afectados por una probable reclamación por daños económicos”, asegura Arcila, quien entrega a la Comisión de Control del Ayuntamiento capitalino una copia escaneada del documento.

Las amenazas de Urbaser vulneran los derechos de sus trabajadores

Sí se puede reclama al concejal de Servicios Públicos, Dámaso Arteaga, que dé una explicación ante la Comisión de Control que se celebra el próximo 12 de julio respecto a las actuaciones que el gobierno de CC-PP prevé para garantizar el derecho de los trabajadores y de las trabajadoras que prestan este servicio.

“El único objetivo de este documento es atemorizar a los operarios de esta empresa concesionaria para que dejen de informar a los vecinos, inspectores, representantes políticos y medios de comunicación sobre incumplimientos del pliego y del contrato administrativo y, en general, sobre el mal funcionamiento del servicio público, que está afectando a muchos barrios de nuestra ciudad”, concluye rotundamente Arcila, quien destaca que “la colaboración de este personal ha permitido, en muchas ocasiones, sacar a la luz infracciones en las que había incurrido la empresa concesionaria e indirectamente ha posibilitado la mejora de este servicio”.

Para evitar que las amenazas de Urbaser se conviertan en una herramienta de manipulación y control por parte de la empresa, es necesaria una orden por la que “el gobierno del alcalde Bermúdez mande a la empresa que deje de exigir la aceptación de este documento al personal de este servicio”, apunta el concejala el ecosocialista.

 

 

El Ilustrador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.