Unid@s se puede considera que el alcalde de La Laguna debería ser inhabilitado

alcalde de La Laguna

José Alberto Díaz

José Alberto Díaz declaraba hace unos días que no piensa cumplir con el acuerdo plenario contra la corrupción

Durante el Pleno municipal de mayo se acordó que el CC debía pedir perdón por los casos de corrupción, frente a lo que el alcalde de La Laguna, José Alberto Díaz, ha declarado públicamente que no cumplirá con dichos acuerdos.

Ante esta actitud, el portavoz de Unid@s se puede en el Ayuntamiento, Rubens Ascanio, considera que el alcalde socialista debería ser inhabilitado de su cargo, considerado que este tipo de declaraciones muestran “el bajo perfil político de quien se cree por encima del bien y del mal, que considera que el consenso político pasa por la sumisión absoluta y una oposición de guante de seda que, por fortuna, en el momento actual es minoritaria”.

El alcalde de La Laguna incumple con las obligaciones de su cargo

Ascanio recuerda que según la Ley, las funciones del primer edil son las de “ordenar la publicación, ejecución y hacer cumplir los acuerdos del Ayuntamiento”. El concejal recuerda además que la presentación de mociones es un “derecho fundamental al ejercicio del cargo representativo para el que han sido elegidos por los vecinos (art. 23.2 CE), por mucho que al señor Alcalde le moleste cuando no van a su favor”.

Las recientes declaraciones del alcalde de La Laguna demuestran la falta de voluntad pública de hacer cumplir lo acordado en el pleno en relación al tema de la corrupción de CC en el municipio y por lo tanto su falta de disciplina a la hora de cumplir con sus obligaciones como edil.

Por otra parte, las referencias del Alcalde “al miedo de los empleados públicos a ser imputados, poniendo el foco en la labor de control de la oposición, reflejan más su propios miedos a nuestra labor de auditoria que la realidad”, subraya Ascanio. El portavoz de Unid@s se puede asegura que “los únicos miedos que deben existir son los que han arropado y fomentado las prácticas oscuras en este Ayuntamiento, no de las cientos de personas decentes que han hecho su trabajo con lealtad al interés público y seriedad, las presiones y las malas formas las sufren los empleados públicos ante el poder, cuando se les obliga a asumir o firmar documentos que no son para el interés general”.

 

 

El Ilustrador

La gestión del servicio de grúas en La Laguna acaba en el Juzgado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.