Alberto Vázquez-Figueroa: «Es más barato beber gasolina que beber agua”

Vázquez-Figueroa, Mayer Trujillo y Roque CaleroVázquez-Figueroa y Roque Calero dieron a conocer durante la última conferencia del Ciclo de diálogos sobre el Agua de CajaCanarias uno de los principales problemas del Archipiélago: el agua y los recursos energéticos.

 

El binomio clave, en palabras del Doctor en Ingeniería Industrial Roque Calero, es el formado por los factores de agua y energía. La combinación óptima de estos dos aspectos es la única que podría asegurar un futuro para las Islas en cuanto a aprovechamiento de recursos energéticos. “En el esfuerzo por la conquista del agua potable, Canarias es todo un paradigma”, señalaba anoche Calero durante la conferencia. Y es que, a pesar de que en las islas no existen ríos, a lo largo de varias décadas se han ido construyendo presas, embalses y plantas desalinizadoras para asegurar el abastecimiento de los ciudadanos. El problema principal es que, hasta el momento, la mayoría de estas soluciones funcionan con energías no renovables como el petróleo, de manera que el agotamiento de las fuentes de energía y el incremento del precio de petróleo, repercuten directamente sobre el precio de otros recursos como son el agua, la alimentación y prácticamente todos los sectores de la economía.

Las propuestas de aprovechamiento de otro tipo de energías como la eólica, que limitaría la dependencia del petróleo, fue secundada por el escritor, periodista e inventor Alberto Vázquez-Figueroa, que presentaba de manera sencilla su proyecto de planta de energía que además funciona como desalinizadora, por lo que el agua potable sería gratis para los ciudadanos. Vázquez-Figueroa hizo hincapié en ese concepto de gratuidad del agua, señalando que “ya es momento de que exijamos que el agua sea de quien tiene que ser” y destapó datos de interés como que la industria del agua genera unos beneficios anuales de 15.000 millones de euros. Con su exposición, el inventor no sólo desentrañó las claves del funcionamiento de su propuesta, sino que además alentó a los presentes a que meditaran sobre el precio que se paga por un bien que debería ser público.
 
 

 

 

 

 

{backbutton}

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *