Una que fue de espejitos y barajitas

AFIS en en los aeropuertos

Aeropuerto de El Hierro

Cuando el exceso de actualidad agobia el ánimo, procede dispersarlo hacia cuestiones menos traumáticas.

Si además se rescata de la memoria algún episodio polémico del pasado para comprobar su evolución con los años, apaciguará la ansiedad cotidiana si lo vemos resuelto; o por el contrario, nos decepcionará saber que quedó anquilosado en el olvido, pero perdurable en sus efectos para resucitar reivindicaciones que entonces quedaron varadas.

Conviene recordar, allá por el ya lejano año 2010,  cuando AENA nos implantó el AFIS en los aeropuertos de El Hierro y La Gomera: Una maravilla tecnológica I+D+i para sustituir a los controladores por un sistema automático que, mediante un sofisticado complejo electrónico, los aviones eran dirigidos por un método informatizado y vanguardista que permitía aumentar la seguridad, ahorrar costes (los controladores eran perversamente caros), y por supuesto, bajarían las tasas para ahorro de los usuarios.

Desde este púlpito habitual se advirtió a los posibles compradores que, antes de picar el anzuelo, exigiesen ver la maquinita mágica, pues era un timo: El AFIS (Servicio de Información de Vuelo de Aeródromo) no es un sistema, sino un elemental servicio de información telefónica a través de un walkie talky que se comunica con la radio de los aviones para decirles dirección y velocidad del viento y si hay algún otro tráfico en la zona; manejado por operarios elementales que apenas necesitaron un cursillo de una semana para saber hablar por teléfono… tal y como se operaba en los albores de la aviación hace un siglo.

No existía aparato alguno; no mejoraban operación ni seguridad; no controlaba ni ahorraba nada. Se trataba de una medida de presión contra los controladores aéreos, en aquel lamentable contexto de acoso y derribo contra un colectivo que exigió el cumplimiento de su convenio, ajustado al estatuto de los trabajadores, hoy convertido en papel mojado. Pero entonces, la situación laboral supuestamente privilegiada de estos operarios era incompatible con el proyecto –por aquel entonces todavía en ciernes– de privatizar AENA.

Recordemos cómo la brutal campaña mediática de desprestigio contra los controladores degeneró (04/12/2010) en el cierre del espacio aéreo español por abandono masivo de los puestos de trabajo en las torres de control. Recientes sentencias exoneran a los acusados de dicho delito. Nadie abandonó su consola, sino que fue una maniobra intencionada y premeditada del gobierno de entonces, en connivencia con la oposición y, por supuesto, con la prensa; unos medios que no han puesto el mismo énfasis ahora para divulgar las sentencias favorables a un colectivo injustamente vilipendiado.

En estas fechas críticas, aludidas en el primer párrafo, conviene recordar que se decretó un estado de excepción (“estado de alarma”), militarización incluida, por un simple conflicto laboral.

Es cuanto menos sospechoso repasar cómo se eligieron aeropuertos canarios para el experimento, ante la pasividad de las autoridades locales frente a la despótica imposición de AENA. Vinieron a vendernos espejitos y baratijas y nos la colaron bien colada.

El objetivo de esta retrospectiva es, no solo la evasión anímica antes apuntada, sino analizar la evolución de aquel despropósito, su desarrollo y situación actual en los dos aeropuertos damnificados.

En recientes declaraciones, el Sr. Curbelo, presidente que fue del Cabildo gomero, adscrito entonces al partido en el poder central, ha protestado por las actuales  limitaciones de operatividad de su aeropuerto. Aerolíneas internacionales, incluidas la low cost, requieren operar en condiciones de control adecuadas; las que corresponden al progresivo perfeccionamiento y nivel de calidad que se han alcanzado sobre el componente fundamental del transporte aéreo; cual es la seguridad.

El imprescindible condicionante de la conectividad aérea en nuestras islas merece cierto respeto por parte de las autoridades. Las locales y las otras.

 

Carlos Castañosa

elrincondelbonzo.blogspot.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.