Un estudio evaluará la viabilidad de un futuro aeropuerto en Lanzarote

aeropuerto en Lanzarote

Aeropuerto en Lanzarote

El Cabildo impulsará esta iniciativa con el objetivo de encontrar el mejor emplazamiento de las instalaciones en el caso de que fueran necesarias

Los primeros vuelos civiles que se realizaron a Playa Honda ,actual ubicación del aeropuerto de Lanzarote, se remontan a hace más de setenta años. El Cabildo insular considera que éste es el momento de estudiar otras alternativas viables para la ubicación de unas instalaciones aeroportuarias en Lanzarote, por lo que encargará un estudio con el fin de explorar todas las alternativas existentes ante la eventual construcción de nuevas infraestructuras.

Las instalaciones de Playas Honda, en el núcleo municipal de San Bartolomé, datan de la década de los 40, con la apertura del tráfico comercial y una línea provisional gestionada por Iberia. Con el crecimiento de la isla y sus nuevas exigencias, fue necesaria la construcción de una pista de 2.400 metros que, tal como señala el presidente del Cabildo, Pedro San Ginés, “ya nació con limitaciones”.

Casi 70 años después de la apertura de las conexiones aéreas de la isla a vuelos comerciales, la institución insular considera que ya va siendo hora de reconsiderar las características del actual aeropuerto de Lanzarote y la viabilidad de su futura ubicación en otra localización.

Las actuales instalaciones del aeropuerto de Lanzarote lindan con una de las zonas residenciales e industriales más pobladas de la isla

En los años 40, Playa Honda estaba alejada de los núcleos urbanos de Lanzarote por lo que, a pesar de que existían ciertas dificultades orográficas en materia de visibilidad durante las operaciones de aterrizaje y despegue, se determinó que aquélla era la mejor ubicación de la isla para la construcción de su aeropuerto. Con todo, la demanda de conexiones y el tráfico aéreo de la época no eran comparables al actual, por lo que las instalaciones se ajustaban a las necesidades del momento.

Sin embargo, estas limitaciones orográficas unidas al factor climatológico, sí suponen un problema en la actualidad, con un mayor número de vuelos al día y el crecimiento de los núcleos urbanos e industriales en torno al aeropuerto, lo que provoca además que miles de vecinos estén expuestos a niveles de ruido que superan los 55 decibelios, según el mapa estratégico de ruido elaborado por la propia AENA. Por otro lado, la ampliación de la pista en esta zona de la isla tendría un impacto ambiental muy negativo, por lo que sería más conveniente empezar a pensar en otras alternativas.

En este sentido, Pedro San Ginés ha destacado que “debemos ser ambiciosos, pensar en el futuro y explorar todas las posibilidades que ofrece Lanzarote, por si existe alguna alternativa que permita, desde un punto de vista técnico, proyectar un nuevo aeropuerto que no esté limitado por los condicionantes orográficos, que minimice las molestias a la población residente y que no genere un impacto medioambiental al territorio inasumible”.

Teniendo en cuenta que el aeropuerto de Lanzarote se sitúa entre los diez más rentables de España, para el Cabildo de la isla no resulta una idea demasiado ambiciosa localizar una nueva ubicación para el aeropuerto de Lanzarote cuando en España se han invertido muchos millones en infraestructuras aeroportuarias sin demanda potencial y deficientes desde el punto de vista económico.

 

 

El Ilustrador

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.