Aceite de palma en el combustible

Aceite de palma

Campaña #SiEsPalmaNoEsBio

Una encuesta refleja que el 88 % de la población española no sabe que el diésel contiene hasta hasta un 7 % de biocombustibles, principalmente a partir de aceite de palma

Según explican desde Ecologistas en Acción, en marzo, la Comisión Europea catalogó el aceite de palma como materia prima insostenible, ya que su producción está relacionada con la deforestación. El uso de aceite de palma en el biodiésel se debe reducir gradualmente a partir de 2023 y debería llegar a cero en 2030. Sin embargo, en 2018 más de la mitad (53 %) de todas las importaciones de palma en la UE se utilizaron para producir biodiésel para automóviles y camiones, un máximo histórico.

«La población española come menos aceite de palma y, en cambio, cada vez lo quema más en automóviles y camiones». España es el mayor importador de aceite de palma de la UE y  destina su uso principalmente para la fabricación de biocombustibles. Una encuesta de Ipsos de 2018 evidenciaba que el 88 % de la población española no sabe que el diésel contiene un 7 % de biocombustibles procedentes, en su mayoría, de aceite de palma.

Los males del aceite de palma

El aceite importado por el Estado español proviene, en su mayor parte, de Indonesia y Malasia, donde su cultivo es la principal causa de deforestación, desplazamiento de poblaciones y desaparición de especies amenazadas. El aceite de palma emite tres veces más gases de efecto invernadero que el diésel fósil si se tiene en cuenta la deforestación, el transporte, el procesado y el cambio indirecto de uso de la tierra (ILUC, por sus siglas en inglés), es decir, se necesitan nuevas tierras para plantar alimentos.

Rosalía Soley, portavoz de Ecologistas en Acción, ha declarado que “se tiene registro de los múltiples impactos de este tipo de plantaciones en los países productores, y aún así España es uno de los países de la UE que todavía no ha aprobado la retirada del biodiésel de palma. Dejar que pase el tiempo provoca que las medidas para la descarbonización del transporte quede incompleta”.

El Gobierno de España hace apenas una mención marginal y poco clara al uso del aceite de palma en el biodiésel y a su reducción en el Plan Nacional de Energía y Cambio Climático (PNIEC) y en el Anteproyecto de Ley de Cambio Climático.

Ecologistas en Acción lanza la campaña #SiEsPalmaNoEsBio. El objetivo es presionar al gobierno y a los grupos parlamentarios para colocar nuevamente en el debate de la transición energética la necesidad de que España tome cartas al asunto sobre los biocombustibles y comience a disminuir desde ya el uso de aceite de palma en el biodiésel y no se espere a 2023.

 

 

El Ilustrador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *