Abusos sexuales de un Guardia Civil en un control de carretera

El agente es condenado a una pena de más de 6.300 euros y no podrá acercarse a la agredida.

El 24 de febrero de 2011, sobre las 6.45 horas y tras haber finalizado su turno de trabajo, el Guardia Civil Said Mohabar Mohamed, que todavía llevaba puesto el uniforme -aunque iba en un coche de su propiedad-, decidió dar el alto a otro vehículo en el que viajaban dos jóvenes para realizar un supuesto control de carretera en Playa Blanca -Lanzarote-. Tras solicitar a la conductora la documentación del vehículo, pidió que la joven que viajaba de copiloto la acompañara hasta su coche para practicarle una prueba de alcoholemia. Sin embargo, una vez en el interior del vehículo el agente la besó y le tocó un pecho, provocando que la mujer abandonara inmediatamente el vehículo.

La Audiencia Provincial de Las Palmas ha condenado al agente a pagar 6.300 euros -a razón de 10 euros diarios durante 21 meses y con pena de dos días de cárcel por cada impago- y a no acercarse a la agredida a una distancia inferior a lo 500 metros o a mantener cualquier tipo de comunicación con ella, lo que supondría una condena a dos años de prisión.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.