A Zerolo le sobran 49 segundos

Miguel Zerolo en 59 segundosEn tiempo récord, el alcalde de Santa Cruz de Tenerife logró salir de rositas de una entrevista en la que ni los periodistas estuvieron a la altura de lo que se esperaba ni las contestaciones de Zerolo convencieron a nadie.

Lo contaré como una crónica deportiva. A eso de las once de la noche saltaban al terreno de juego los siete jugadores –seis contra uno- arbitrados por Fátima Hernández Ojeda, que abría el encuentro a favor de los locales haciendo referencia a si, como se ha comentado, existe por parte de Zerolo el interés de estar aforado mientras se mantenga abierto el caso de Las Teresitas. Un disparo a puerta que el alcalde detuvo argumentando “Mis decisiones de antes y de ahora nunca han tenido que ver con este tema”.

Ésta sería la tónica –o el tonicazo– de un encuentro en el que Zerolo apenas abandonó la portería y sus rivales se dedicaron a chutar desde fuera del área con escasas posibilidades de acierto. En varias ocasiones el partido se encaminó hacia jugadas de riesgo que, desafortunadamente, no encontraron complicidad entre los jugadores a la hora de pasarse el balón antes de tirar a puerta. Y cuando las cosas se ponían feas, Zerolo se tiraba al suelo buscando la falta, convirtiendo el victimismo en su mejor defensa. Si Leopoldo Fernández –ex director del Diario de Avisos– le preguntaba por el PGO, Zerolo respondía que es “un tema politizado por un abogado que tiene intereses particulares en el asunto e intereses con sus clientes”. Si el periodista Francisco Pomares retomaba el tema de Las Teresitas, el alcalde sacaba su escudo con un “Llevo cinco años sometido a jucio público y condenado públicamente, y hablaré cuando tenga que hablar”.

Lo cierto es que el encuentro fue demasiado aburrido de no ser por las intervenciones de Carlos Sosa –director de Canarias Ahora–  que logró poner nervioso al guardameta del consistorio santacrucero con preguntas del tipo “¿Es Emergencia Social gastarse 150 mil euros en comilonas?”. Pero Zerolo se traía la lección aprendida de casa. La lección y las facturas en gatos protocolarios durante el año 2008 en la que señaló que la polémica comida en un famoso restaurante de Tenerife no era más que una de las entradas de aquella factura en la que constaban otros gastos como flores, desplazamientos, etc. El disparo de Sosa se fue por encima del larguero sin hacer demasiado daño.

De hecho, creo que durante todo el encuentro -que perfectamente podría haber sido un cara a cara entre Zerolo y Sosa -ya que el resto de invitados únicamente parecían hacer bulto en el terreno de juego- el gol estuvo a punto de metérselo el alcalde en propia puerta al hacer alarde de sus capacidades dialécticas con un “Estoy aquí porque me ha elegido el pueblo, no porque me haya puesto nadieN a dedo” (sic.), e inmediatamente imaginé a Zerolo a las puertas del Ayuntamiento, aplacando los ánimos de la Plataforma vecinal contra el PGO con un “si me queréis, irsen”, que le hubiera venido al pelo.

En conclusión, un partido de Regional que sólo sirvió para constatar que, cuando uno no tiene nada interesante que decir, 59 segundos pueden convertirse en una eternidad.

Vagabundo Pérez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.