‘A Roma con amor’

A Roma con amorUna ciudad sin tópicos.

Woody Allen –Medianoche en París– se propuso no solo hablar de una ciudad sino hablar a través de ella. Y lo consigue. Nos lleva a la cotidianidad de Roma sin caer en el tópico de las ciudades italianas de gente hablando con aspavientos, pasta, pizza y romanticismo empaquetado.

La ciudad que nos presenta el director estadounidense no se muestra con los conservantes y colorantes de los clichés y lugares comunes que todo el mundo conoce sino desde la perspectiva de que, como en cualquier otra ciudad, también en Roma suceden historias a diario, condicionadas -en mayor o menor medida- por este escenario centenario que in duda tiene mucho de especial.

Las historias de A Roma con amor, sin embargo, tienen a su favor el detalle de que, a pesar de producirse en la ciudad eterna, pueden ser descontextualizadas tanto en el espacio como en el tiempo porque hablan de aspectos como la fragilidad de la pasión, la tranquilidad de lo cotidiano o la necesidad de evolucionar.

Los personajes que protagonizan estas historias no tienen nada en común a pesar de vivir en la misma época y en la misma ciudad salvo el hecho, tal vez, de que todos se encuentran igual de perdidos, probablemente esperando a que el mismo guardia que dirige el tráfico caótico de la Piazza Venezia ponga también un poco de orden en sus vidas.

Falta tal vez un poco de conexión en el conjunto, por lo que en ocasiones parece que Allen no termina de profundizar en ningún tema en concreto. Además, algunas historias adquieren, por su trasfondo marcadamente irónico, una mayor relevancia que el resto.

Con todo, cada una con sus particularidades y con su moraleja, las historias de A Roma con amor son un conjunto de ‘cuentos’ que en ocasiones rozan lo surrealista pero que, en definitiva, muestran un paisaje de Roma exento de tópicos y con algunas de esas frases tan características de director que por fuerza acaban convirtiéndose en auténticas revelaciones sobre la vida.

 

Celina Ranz Santana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.