‘A fantastic fear of everything’

A fantastic fear of everythingLocura contagiosa que se sale del molde.

Si el propósito de esta película era el de ‘ser diferente’ desde luego que lo consigue. Lo mejor es que lo hace con una buena calificación porque, a pesar de que la historia realmente no tiene ni pies ni cabeza, la magistral actuación de Simon PeggPaul, Las aventuras de Tintín– nos atrapa en ese universo demencial en el que la estupidez y la paranoia se convierten en amantes.

La vida de Jack, un escritor de libros infantiles -por más que le pese- cambia radicalmente a raíz de que comienza a escribir los guiones de los episodios de una serie televisiva sobre crímenes reales. No sabemos demasiado de la vida del autor antes de esto pero, a juzgar por su extraño comportamiento, todo hace pensar que Jack nunca fue una persona emocionalmente estable.

Estas ‘disfunciones’ se irán descubriendo conforme avanza el argumento, saltando de una estupidez a otra más enrevesada y desatando carcajadas repentinas con la sutileza con la que se desatan los cordones de los zapatos.

Es cierto, A fantastic fear of everything es una película sin sentido, pero con una cierta lógica impresa por el histriónico protagonista de la historia en cuyo universo tienen cabida los pensamientos más disparatados. Solo desde la demencial perspectiva que Jack tiene de la vida y de cuanto sucede a su alrededor podemos entender el drama en el que vive sumido el personaje, el gran reto al que se enfrenta y las consecuencias de su gran ‘aventura’: conseguir poner una lavadora para asistir a una importante cita profesional.

Jack es un personaje acorralado en los rincones de su mente que vive atrapado en un insuperable sentimiento de conspiración cuyas raíces se encuentran en la infancia del personaje. Acceder a ese lugar sin sucumbir al pánico para arrancar todos sus temores desde lo más profundo es su cometido.

La película, opera prima de Crispian Mills y Chris Hopewell, fue presentada en España en la sección oficial del Festival de Sitges 2012.

 

 

Celina Ranz Santana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.