221 B Baker Street

221 B Baker StreetLa casa del detective más famoso del mundo.

Sir Arthur Conan Doyle escogió el West End, la zona de Londres en la que a mediados del siglo XIX residían los ciudadanos de mayor renta, para convertirla en el hogar de su personaje más famoso: Sherlock Holmes.

El detective londinense vivía en el 221 B de Baker Street, un número escogido al azar ya que por entonces la calle únicamente llegaba hasta el número 85. Con las inversiones realizadas a partir de 1930, la calle se amplió y apareció por primera vez el famoso número, que fue asignado a la Abbey Road Building Society. La entidad tuvo que contratar a un secretario para que se encargara únicamente de los miles de cartas que empezaron a llegar desde todas las partes del mundo preguntando por el emblemático Sherlock Holmes.

El 27 de marzo de 1990 se decidió convertir el lugar en el Museo de Sherlock Holmes, en el que se recrea lo que debió de ser el domicilio del personaje de Conan Doyle, con la intervención de algunos actores –por ejemplo, el de su inseparable Dr. Watson- y numerosos detalles acerca de la vida del detective –todo muy turístico, eso sí-. También en las inmediaciones del lugar hay un famoso pub que lleva en nombre de Sherlock y una estatua que le rinde homenaje junto a la estación de metro de Baker Street.

 

 

El Ilustrador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.