¿Es extrapolable lo catalán a las generales?

Bandera España-Cataluña

Depende de cómo se gestionen los respectivos éxitos y fracasos de la reciente confrontación electoral.

Unos ya se ponen la gasa con esparadrapo antes de empezar a sangrar. Son aquellos que somatizan como eslogan un deseo, que no una convicción razonada, para intentar mantener una precaria ilusión de futuro en un electorado demasiado frustrado. ¡ESTOS RESULTADOS NO SON EXTRAPOLABLES!… Solo un enunciado sin base argumental, con la superficialidad propia de quienes temen la inminente cuesta arriba desde la cola del pelotón.

Podría suceder que quien ostenta la maglia naranja, encabezando la clasificación general, relajara su esfuerzo por exceso de confianza o por regodearse en un nocivo exceso de triunfalismo al haber culminado una etapa en primer lugar. Pero queda demasiada carrera… y se puede pinchar. Como precedente, el clamoroso e inesperado éxito de Podemos en las Andaluzas y su posterior batacazo en las Catalanas.

No parece el caso presente por cuanto las actuaciones inmediatas de Ciudadanos, C´s, parecen encaminadas hacia el objetivo final con una decisión firme e irradiando un mensaje positivo de concordia, honradez, limpieza y transparencia que parecía perdido y embadurnado en la ciénaga de la corrupción de tantos Gürtel, Púnicas, EREs, Blesas, Ratos, Bárcenas, Pujoles fuera de la cárcel y sin devolver lo robado al pueblo.

El sentido común apunta hacia una más que posible correlación de resultados electorales en las próximas Generales.

Razonémoslo:

La masa electoral adscrita a los dos partidos, hasta ahora mayoritarios, está integrada por un porcentaje parcial de fieles incondicionales que votarán siempre lo mismo; pase lo que pase. Pero abundan las personas que se sienten engañadas por quienes se creían representadas, y les resulta muy traumático tener que votar a los mismos “porque no hay más remedio”. A cuántos de nosotros se nos ha planteado, en vísperas de unas elecciones, el “no tengo a quién votar”.

Quienes seguimos en la disyuntiva vigente de votar mal o no votar, percibimos un túnel iluminado en el éxito de C´s; no por un tren que nos venga de frente, sino con la retrospectiva de que cuando España se ha sentido acorralada por nefastos dirigentes internos, o por graves injerencias exteriores, hemos sabido reaccionar como pueblo unido, arrinconando ideologías patógenas, resentimientos históricos y ambiciones individuales para, entre todos, salvar una situación crítica. Y una vez reparado el bache, ya podremos volver a darnos de tortas… que es lo nuestro.

Aunque con algunos reparos, C´s parece marcar ese punto de inflexión para aglutinar la concordia generalizada, como lancha salvavidas que vaya recogiendo náufragos asfixiados. En el momento actual, parece la única posibilidad viable de supervivencia. Lo que no será óbice para que alguno de los rescatados intente pinchar la zódiac con ataques destructivos, tan habituales en política.

De momento, su presidente parece bien encarrilado. No obstante, el camino se presenta arduo y farragoso. Dejar de ser “llave” para convertirse en referencia, exige un elevado precio en trabajo y esfuerzo.

Su programa para aspirar en el futuro inmediato a la presidencia del Estado, deberá presentar más propuestas viables y prioritarias en beneficio del pueblo, sus derechos e intereses: Contrarreforma laboral que rescate la dignidad del trabajador y el honor del empresario; eliminación de subvenciones a sindicatos, partidos políticos y entidades oficiales; reducción drástica del gasto público mediante la eliminación o recorte de órganos de gobierno tan inservibles como gravosos; reconstrucción del modelo autonómico, por cuanto la estructura actual es económicamente insostenible y operativamente nefasta… Un duro trabajo para todos que, a la larga, merecerá la pena… como siempre ha sucedido. Cuestión de fe.

Carlos Castañosa

http://elrincondelbonzo.blogspot.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.