‘Y de repente tú’

'Y de repente tú'

Vencer los tópicos del romanticismo con algún que otro cliché.

La última película de Judd ApatowSi fuera fácil, Virgen a los 40– es una nueva apuesta por la comedia con giro de tuercas para presentar argumentos más que trillados desde perspectivas innovadoras. El problema es que Apatow tal vez se extiende demasiado y, al prolongar su experimento, termina cayendo en aquello de lo que trata de huir.

Y de repente tú es una de esas comedias irreverentes de Apatow que parten de una hipótesis bien definida a pesar de que la contundencia de esos argumentos se vaya desvaneciendo conforme avanza la cinta. Lo que parece una evolución natural del personaje protagonista no es más que la consecuencia de un cliché que pierde fuerza en los cimientos, si bien por ello no deja de ser divertida.

Para Amy –Amy Schumer, estrella de la comedia estadounidense- las relaciones sentimentales no son más que un breve período de tiempo en el que dos personas permanecen unidas con algún tipo de interés. Tal como su padre le contó de pequeña, su lema es que la monogamia no es un estado realista, por lo que vive buscando el placer del sexo y huyendo de complicaciones. No le va nada mal hasta que conoce a Aaron –Bill Hader, The Skeleton twins, Cosas que hacer antes de los 18-. A partir de entonces comienzan las complicaciones.

La película recuerda en cierto modo algunas de las estupideces y locuras cometidas por Bridget Jones sólo que con dos diferencias fundamentales: el tono British se cambia por otro mucho más americano -tanto que no dejan de aparecer en pantalla estrellas de la NBA- y la obsesión de Jones por encontrar una pareja estable es el miedo creciente de Amy de encontrar la felicidad en un tipo de relación que nunca le ha convencido. Aunque Y de repente tú no va a revelar a los espectadores ninguna verdad destacable sobre los sentimientos o las relaciones de pareja, tiene escenas verdaderamente divertidas y un guión que cumple con su objetivo de hacernos pasar un buen rato.

 

 

Celina Ranz Santana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.