Y dijo Dios: ‘Hazte una casa en un árbol’

 casa del árbol de CrossvilleTras once años de trabajo construyó la casa del árbol más grande del mundo.

La noche de 1993 en que Horace Burguess tuvo una visión divina, su vida cambió por completo. El mismísimo Dios se le había aparecido en sueños para darle una misión: construir la casa de árbol más grande jamás vista. Por suerte, además de darle el encargo, le dio la inspiración para llevar a cabo este proyecto.

Con todo, Horace Burguess tardó once años en completar el proyecto de la casa del árbol de Crossville, en Tennessee, Estados Unidos. La construcción, de diez pisos de altura -casi 100 metros-, ocupa una superficie de 100.000 metros cuadrados y se asienta sobre seis robles. La idea de Burguess era la de construir “una casa para todos”, por lo que la edificación está provista de salones, santuarios, cancha de baloncesto… conectados por un complejo sistema de escaleras o de pasadizos secretos. Con todo, la casa del árbol Crossville no resultó ser un proyecto excesivamente caro: su constructor se gastó alrededor de 12.000 dólares, aunque es cierto que le llevó once años de su vida culminar el proyecto.

 

 

El Ilustrador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.