Canarias aprueba el reglamento de la Ley de renovación turística

El proyecto no recoge la regulación de los estándares turísticos y los requisitos mínimos de ordenación de los distintos tipos de establecimientos.

El Gobierno de Canarias aprobó hoy el Decreto por el que se aprueba el Reglamento de la Ley de renovación y modernización turística de Canarias, una vez incorporadas al texto las consideraciones realizadas por el Consejo Consultivo de Canarias y los cambios derivados de la modificación de la propia Ley.

Quedan fuera del presente proyecto de reglamento la regulación de los estándares turísticos y los requisitos mínimos de ordenación de los distintos tipos de establecimientos turísticos de alojamiento -disposición adicional séptima de la Ley-, así como la regulación de determinados aspectos relativos a los hoteles en régimen de condominio. Según explica el Gobierno canario esto se debe a razones sistemáticas, ya que resulta más adecuado que estas regulaciones se incorporen, mediante modificación, a la normativa sectorial turística actualmente existente en esta materia -Decreto por el que se regulan los estándares turísticos, y el Reglamento de la Actividad turística de alojamiento-.

Con este Decreto, el Gobierno pretende dar seguridad en la aplicación de la Ley, especificar las competencias, trámites y condiciones de su aplicación y consolidar el proceso de renovación que ya está funcionando en el Archipiélago.

“Con más de 1.960 millones de euros en créditos para la rehabilitación turística contabilizados por entidades financieras hasta la fecha y al menos 260 actuaciones diferentes planteadas por los inversores a los redactores de los Planes de Modernización, Mejora e Incremento de la Competitividad Turística, el reglamento contribuirá a dar un segundo impulso a los mismos. Y esto es así, porque permitirá una mejor regulación de los incentivos a percibir, más clara y efectiva y facilitará la delimitación de usos en las zonas obsoletas, a través de herramientas como la regulación del cambio de uso de residencial a turístico de viviendas particulares, que cumplan con los requisitos y tipología para poder inscribirse como villas turísticas”.

 


El Ilustrador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.