Empresas de outsourcing en España

outsourcing Para tener la conciencia bien limpia.

Desde hace algún tiempo las grandes empresas hoteleras han tomado la decisión de externalizar sus servicios de limpieza con la finalidad de obtener los mismos servicios por un precio más reducido. Este ajuste presupuestario es lo que en palabras biensonantes se conoce como ‘outsourcing’ pero que en la práctica no deja de ser ‘echarle la mierda a otros’.

La mierda, en este caso, son personas con nombres y apellidos. Algunas con familias, otras con hipotecas, otras incluso con carreras universitarias y formación de posgrado. Todas ellas, viendo mermadas sus expectativas laborales, no tienen más remedio que tomar el primer empleo que se les ofrece y dar las gracias, con la cabeza gacha y la fregona entre las piernas, por haber sido ‘las elegidas’.

Sin embargo, la realidad es aún más cruda de lo que parece, porque estas personas pasan a formar parte de un sistema de trabajo que promueve la esclavitud en un entorno de competitividad tan agresivo en el que todo vale. Todo vale a costa del trabajador.

Las empresas de outsourcing son las intermediarias entre amos y siervos y en esa intermediación se llevan la parte del pastel que los trabajadores no huelen ni de lejos. Las cadenas hoteleras se frotan las patitas: no solo van a lucrarse de lo que le cobran a sus huéspedes, sino de lo que se ahorran en trabajadores. Las empresas de outsourcig también se las frotan: nunca se obtuvo tanto beneficio con tan poco esfuerzo. Las dos demuestran tener los mismos escrúpulos, solo que las primeras se ahorran el factor de ‘cargo de conciencia’, puesto que ellas únicamente contratan unos servicios por el precio pactado, mientras que las segundas son las que distribuyen las migajas entre los ‘afortunados’ que acceden a sus procesos de selección.

Hace unos días estuve en una de estas reuniones. Alrededor de quince mujeres, el 80 por ciento de más de 40 años y de origen latinoamericano, se congregaban en la habitación de una oficina de Barcelona. Un zulo con un folio pegado en la puerta en el que rezaba el nombre de la empresa: PEMPSIS.

La encargada de las entrevistas llegaba con más de una hora de retraso, por lo que las presentes no fueron atendidas de una en una, sino que se optó por hacer una especie de puesta en común de las condiciones de trabajo. Esta empresa, que desde un primer momento destacó que no trabaja como ETT sino como empresa de outsourcing, ofrece sus servicios a hoteles de la cadena Ibis y NH de Barcelona y alrededores. Realiza dos tipos de contratos: unos de 25 horas -para los hoteles Ibis- y otros de 35 -para los de mayor categoría-. Sin embargo, las limpiadoras no trabajan por horas, sino por objetivos, por lo que -en palabras textuales de la entrevistadora-: “Sabes cuándo entras, pero no cuándo sales”.

Buen sistema. Se basa en estudios perfectamente desarrollados acerca de la cantidad de habitaciones que una persona puede limpiar por hora: 3,7 en el caso de los Ibis y 3,5 en el de los NH. En base a estos avanzados estudios, se establece una media de 16/18 habitaciones para Ibis y 15/16 habitaciones para NH al día. No se tienen en cuenta detalles como el número de habitaciones de salida que pueda haber en un día, que implican una limpieza en profundidad así como el cambio de sábanas, toallas, etc… Tampoco se tiene en cuenta el trabajo individual. Uno podría pensar: “¡Genial! Hago mis habitaciones y me marcho a casa!”. Pero no, porque el trabajo se acaba cuando todas las habitaciones están acabadas, por lo que una vez finalizado tu trabajo tienes que ayudar a las más rezagadas o a las que han tenido la mala suerte de encontrarse con más habitaciones de cambio para ese día.

Por poner un ejemplo: una camarera de piso en Irlanda trabaja ocho horas al día y en esa franja horaria hace una media de 15 habitaciones. Ocho horas frente a las 3 o 5 que ofrecen las empresas de outsourcing españolas. Menos horas y mismo volumen de trabajo. Son aspectos que no parecen haber contemplado en sus maravillosos estudios de productividad.

Por otro lado, está el tema de los sueldos, en los que también las comparaciones son odiosas. En Irlanda una camarera de piso cobra 8,65 euros la hora -horas reales de trabajo-, es decir, un mínimo de 1.384 euros mensuales. Las 25 ‘falsas’ horas de las trabajadoras de limpieza de un Ibis en Barcelona se traducen en 640 euros brutos que se quedan en 580 euros netos. Las de los NH aspiran algo más: sus 760 euros brutos -por unas supuestas 35 horas semanales- se quedan en 699 euros netos al mes. Un salario suculento para las que no solo se dejan su tiempo limpiando la mierda ajena sino su salud. Las camareras de piso están sometidas a unas condiciones ergonómicas diarias que derivan en importantes trastornos musculo-esqueléticos y se traducen en agudos dolores de espalda, cuello y brazos. Con ese sueldo que no les llega para pagar el alquiler, ya veremos cómo van al fisioterapeuta.

Pero, ¿a quién le importa? Las cadenas hoteleras ahorran, las empresas de outsourcing se llevan su pico, las camareras de piso se contentan con haber logrado un empleo “aunque solo sea para salir del paso, que ya vendrán otras cosas mejores”. No nos engañemos. No vendrán otras cosas mejores. La situación seguirá empeorando porque estamos permitiendo que estos abusos se produzcan. Parece que no nos damos cuenta de las miserias de este país. ¿Por qué hablar de Venezuela, de Rumanía o de Grecia? ¿Para qué nos vamos tan lejos? ¿No ve usted que la miseria está en las calles españolas, en sus miserables puestos de trabajo, en sus gobernantes sin escrúpulos y en sus votantes mediocres?

“Ha bajado el paro” “España sale de la crisis” “La economía se regenera” Me río yo de todos esos titulares y de quienes los secundan. Me río yo de quienes nos condenan cada cuatro años a seguir comiendo la misma mierda. Antes al menos se tomaban la molestia de ponerle un buen envoltorio. Ahora es mierda low cost. Mierda outsourcing. Mierda externalizada. Mierda para tener la conciencia limpia.

Vagabundo Pérez

http://vagabundoperez.blogspot.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.