¡De buena se han librado!

Todos hemos respirado con alivio tras el archivo de las diligencias preliminares en respuesta a la denuncia presentada en Fiscalía por esta Asociación el 3 de septiembre de 2014 ante la amenaza entonces, por parte de la Dirección General de Cultura del Gobierno de Canarias, de demolición inminente del teatro Pérez Minik. Bien de Interés Cultural enclavado en el Viera y Clavijo.

Compartimos la misma satisfacción declarada en el Oficio emitido por Fiscalía (pág. 13) donde dice: Afortunadamente [sic], la resolución adoptada por la D.G. de Cultura (05/06/2014) en la que se acordaba la demolición inminente del Teatro, ha sido dejada sin efecto por el mismo órgano que la adoptó… Con lo comprometido jurídicamente de dicha resolución, la decisión irreversible de demolición de un BIC, sin contar con lo preceptuado en la ley 4/1999 sobre requisitos de tratamiento específico y protección del Patrimonio Histórico y Cultural, se hubiera incurrido en el presunto delito tipificado en el C.P., art. 322: 1.- “La autoridad o funcionario público que a sabiendas de su injusticia, haya informado favorablemente proyectos de derribo o alteración de edificios singularmente protegidos, será castigado con la pena de prisión de seis meses a dos años o la de multa de doce a veinticuatro meses”.

Por fortuna, la interposición de nuestra denuncia evitó los hechos consumados, como se reconoce en el escrito, cuyas consecuencias para los infractores hubieran sido de una gravedad extrema.

Por otra parte, es importante la firmeza manifestada en el documento de Fiscalía con respecto al espíritu conservacionista y garantista de la LPHC (Ley de Patrimonio Histórico de Canarias), sobre el tratamiento específico de los BIC. Aplicado al Pérez Minik, impone medidas preventivas y tendentes a la debida conservación de los elementos estructurales que todavía mantienen en pie al edificio.

Se cubren en parte las expectativas de nuestra Asociación, que logró evitar una demolición fraudulenta y las lamentables consecuencias subsiguientes.

Ante la alarma producida por aquella amenaza de derribo inmediato, tuvimos que acudir de urgencia a Fiscalía; lo que supuso renunciar, por motivos competenciales, a la vía iniciada un año antes a través del Diputado del Común, donde se gestionaba, no solo la posible prevaricación a la que se alude en el escrito de Fiscalía, sino el presunto delito de “expolio de patrimonio”. No se trataba solo de lo que pudiera hacer la Administración con sus palas excavadoras, sino también del maltrato inferido, a lo largo de diez años, sobre un valiosísimo patrimonio urbano; no ya por el más que sospechoso abandono sistemático de las instalaciones, sino por una destrucción intencionada de pico y mazo. No fue el “Delta” lo que arrancó el techo del teatro ni sus escaleras de acceso.

Se hace referencia, en los informes de Cabildo y D.G. de Cultura, a un supuesto estado de ruina del teatro, contradicho fehaciente y técnicamente por la Gerencia de Municipal de Patrimonio. Al parecer, el destrozo intencionado no consiguió mermar la firmeza de la estructura, que está en condiciones de ser rehabilitada para poder cumplir el convenio de cesión firmado con el Ayuntamiento.

Los sucesivos informes de dicha Gerencia Municipal rebaten la mayoría de argumentos, faltos de conocimiento y fiabilidad, que fueran emitidos por los otros dos organismos; cuyo extraño espíritu destructivo no parece coincidir con los derechos ni intereses ciudadanos.

Sorprende también que en el escrito de Fiscalía se ponga demasiado énfasis en los frágiles documentos de la D.G. de Cultura y de Patrimonio del Cabildo, y se pase por encima de las contundentes respuestas de la Gerencia Municipal. No obstante, es muy apreciable el profundo análisis desarrollado sobre los testimonios recabados, en una demostración de que en Fiscalía no se han dejado engañar del todo.

También es motivo de agradecimiento que se deje abierta la vía judicial por si fuera imprescindible incidir en el “expolio de patrimonio” que aquí no se ha contemplado.

La Asociación reconoce a los medios de comunicación, a todos los asociados y a la ciudadanía en general, el apoyo recibido en nuestra actividad reivindicativa. Gracias; muchas gracias… ¡Por nuestra Santa Cruz!

Ana Mendoza

Presidenta de la Asociación “Por la Rehabilitación del Parque Cultural Viera y Clavijo”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.