Trasladan el buque incendiado por riesgo de explosión

El pesquero ruso que se incendió en Gran Canaria continúa ardiendo en alta mar.

A pesar de que las autoridades habían informado de que las llamas estaban controladas y no existía riesgo de que se extendieran a otras zonas, finalmente Capitanía Marítima decidió, en la madrugada del lunes, trasladar el buque a alta mar ante la posibilidad de que se produjera una explosión.

El pesquero ruso Olev Naydenov comenzó a arder en la tarde del pasado sábado en el puerto de la capital grancanaria. Se trata de un barco cargado con 1.409 toneladas de fuel y, a pesar de que durante más de 12 horas se estuvo trabajando en la extinción de las llamas, el riesgo de que se produjera una explosión o de que terminara hundiéndose en el muelle Reina Sofía -en el que estaba atracado- era demasiado alto.

La embarcación ha sido trasladada fuera de la zona marítima de Canarias y continúa ardiendo con más virulencia ya que se ha suspendido la expulsión de agua sobre la popa y el enfriamiento del casco. El traslado debería evitar también que las costas del Archipiélago se vieran afectadas por un eventual derrame de fuel.

 

 

El Ilustrador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.