La creación de un súperfichero de pasajeros genera polémica

La Ley de Protección de Datos de la UE no permite transferir información sobre pasajeros.

Los últimos sucesos en París han suscitado una oleada de nuevas medidas de seguridad que, en cuestiones como la navegación aérea, han enfrentado ya las exigencias de algunos países, los intereses de las aerolíneas y los derechos de los pasajeros.

La Ley de Protección de Datos de la UE prohíbe la transferencia de información personal de los pasajeros que viajan en avión, pero países como México y Turquía han comenzado a exigir a las aerolíneas de todo el mundo –entre ellas las europeas- que faciliten estos datos si quieren que los aviones aterricen en sus aeropuertos. De no atender a estas demandas, las aerolíneas podrían enfrentarse a “multas, expedientes o cancelaciones de vuelo”. Por otro lado, si acceden a estas peticiones, estarían incurriendo en un delito contra la Ley de Protección de Datos.

Con todo, la transferencia inmediata de datos que ya están exigiendo estos países no parece muy distinta de las intenciones de al menos 15 países comunitarios –entre ellos España- interesados en la creación de un ‘súperfichero’ con información sobre todos los pasajeros que aterrizan y despegan en sus aeropuertos. La construcción de este fichero se encuentra a su vez con muchas contradicciones legales que aún no han sido resueltas. Su principal fuente de información en el PNR –Passenger Name Record- un documento que se genera automáticamente con la adquisición de un billete aéreo y en el que figuran los nombres y apellidos del pasajero, su fecha y lugar de nacimiento, el origen y destino de su vuelo o la forma de pago, entre otros aspectos.

Por su parte, las aerolíneas aseguran que se sienten discriminadas ya que en otros medios de trasporte como el autobús o el tren no se aplican medidas de identificación tan estrictas.

 

 

El Ilustrador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.