La luz subió en noviembre un 12,4 por ciento más

FACUA denuncia que desde agosto la factura es más elevada que con la subasta que eliminó el Gobierno al comenzar el año.

FACUA-Consumidores en Acción advierte de que la tarifa media de la luz en noviembre representa en el recibo del usuario medio un incremento del 12,4 por ciento con respecto a la de enero, lo que supone 8,39 euros mensuales.

En lo que se refiere a la diferencia interanual, con el denominado Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor -PVPC- del mes pasado, el usuario medio paga un 1,8 por ciento menos que en el mismo mes del año pasado. Desde agosto, las tarifas son más caras que cuando para su fijación mediaba la subasta eliminada por el Gobierno el pasado enero.

Según informan desde la asociación, con las tarifas vigentes en enero de este año, el usuario medio pagaba 67,62 euros -un 16,0 por ciento menos que en enero de 2013-, 66,33 en febrero y marzo -17,6 por ciento menos que en los mismos meses del año anterior-, 63,98 en abril -14,4 por ciento menos que un año atrás-, 71,46 en mayo -4,4 por ciento menos-, 75,31 en junio -0,7 por ciento más que en junio de 2013-, 73,88 en julio -2,4 por ciento menos-, 75,87 en agosto -un 1,4 por ciento más- y 80,63 en septiembre -un 7,8 por ciento más-, 80,00 en octubre y 76,01 en noviembre -un 1,8 por ciento menos que los 77,37 euros de noviembre de 2013-.

En cuanto a las tarifas fijas por cada kW de potencia contratada, en enero estaba en 3,78 euros, el precio vigente desde agosto de 2013, cuando el Ministerio de Industria, Energía y Turismo aprobó una subida del 62,8 por ciento con respecto a los 2,32 euros establecidos desde abril de 2012. En febrero, el Gobierno volvió a subir la tarifa otro 17,9 por ciento, situándola en 4,46 euros por kW. El incremento acumulado del precio del kW en poco más de un año ha sido del 92,2 por ciento.

FACUA reclama al Gobierno además que ponga fin al “oscuro sistema tarifario” que ha puesto en marcha y asuma la sentencia dictada este 23 de octubre por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea. En ella se indica que los usuarios de luz y gas deben ser informados de las subidas tarifarias antes de que entren en vigor, “algo que no ocurre en España”. Así, los consumidores españoles podrían impugnar las tarifas de los últimos años.

Asimismo, la asociación demanda al Ejecutivo una intervención contundente en el sector para que las tarifas se establezcan sobre la base de los costes reales de la generación energética “y los usuarios dejen de ser víctimas de prácticas oligopolísticas”. La asociación también reclama una auditoría histórica del déficit de tarifa y un cambio legal “para prohibir la puerta giratoria mediante la que las eléctricas fichan a expresidentes, exministros y otros altos cargos gubernamentales y los gobiernos incorporan como altos cargos a exconsejeros de estas compañías”.

 

 

El Ilustrador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.