Canarias en alerta máxima

El olaje y el viento provocan numerosos desperfectos.

Durante toda la jornada del viernes y especialmente durante la noche los servicios de emergencias del Archipiélago tuvieron que intervenir para restaurar la normalidad después de los incidentes provocados por el temporal que mantiene a las Islas en alerta máxima y que irá remitiendo a medida que avance el fin de semana.

En Gran Canaria, el derribo de una plancha metálica en la capital provocó heridas a dos viandantes y obligó a las autoridades a examinar la zona de Mesa y López ante el riesgo de otros posibles desprendimientos. También a la salida de la capital, en la zona de La Laja por la GC-1, se vio afectada por la caída de varias rocas que no llegaron a alcanzar a ningún vehículo pero sí provocaron daños en la vía, provocando el cierre de dos carriles de acceso a la ciudad. Además, en la costa de Arguineguín, al sur de la isla, rachas de viento de hasta 130 kilómetros por hora hicieron que un velero encallara en la playa de Las Marañuelas.

En Santa Cruz de Tenerife efectivos de los bomberos, de la Policía Local y de Protección Civil, intervinieron en el desalojo de un edificio en la calle Pérez de Rosas, tras desprenderse una pared del tercer piso del inmueble como consecuencia del viento. Por otro lado, la Policía encontró a una cabra desorientada en las calles del barrio de La Salud, que debido a su estado de nerviosismo arremetía con violencia contra los vehículos estacionados en la vía pública.

 

 

El Ilustrador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.