Ruz asegura que Ana Mato se lucró dentro del ‘caso Gürtel’

El juez concluye la parte troncal de la investigación.

El juez Pablo Ruz ha dado por concluida la parte troncal de la investigación del llamado ‘caso Gürtel’ y entiende que hay indicios suficientes para sentar en el banquillo a 43 personas, por lo que ahora se abre un plazo de 30 días para que la fiscalía y las demás acusaciones soliciten la apertura de juicio oral o en su caso el sobreseimiento de la causa.

Además de las 43 personas contra las que dirige el procedimiento, el juez considera a la ministra de Sanidad, Ana Mato, y a Gema Matamoros partícipes a título lucrativo por el beneficio que pudieron haber obtenido por los hechos delictivos atribuidos a los imputados Jesús Sepúlveda y Guillermo Ortega. En la misma condición de partícipe a título lucrativo se mantiene al Partido Popular.

El juez explica que en el caso de Ana Mato, como esposa del imputado Jesús Sepúlveda en el momento de los hechos, “habría disfrutado o se habría beneficiado, sola o en compañía de otros miembros de la unidad familiar” de servicios turísticos, pago de eventos familiares y otros artículos de uso particular, según hace constar el juez en una tabla con cuantías y conceptos.

Además, en su escrito el magistrado acuerda el sobreseimiento de las actuaciones seguidas en esta pieza -“Época I, 1999-2005”- para el ex secretario del PP, Ángel Acebes Paniagua, Julia López Valladares y Carlos Ignacio Hernández Montiel.

En cuanto al sobreseimiento de la imputación de Ángel Acebes, el juez explica que para imputarle un delito de apropiación indebida de comisión por omisión la jurisprudencia obliga acreditar el conocimiento de la situación que genera el deber de actuar; según Ruz, las diligencias practicadas no arrojan mayores indicios sobre el eventual conocimiento por parte del imputado de que las operaciones de suscripción de acciones de Libertad digital fuesen llevadas a cabo entre otros por Luis Bárcenas a través de su mujer, empleando los referidos fondos opacos que el gerente y tesorero administraban, sin perjuicio de que el juez considera indiciariamente acreditado por los estatutos del Partido Popular la posición del secretario General de superioridad jerárquica y autoridad sobre la actuación del gerente, del que podría racionalmente inferirse “un deber especial de control o de vigilancia en relación a las actividades propias atribuidas al gerente”.

Los hechos relatados por el juez se tipifican provisionalmente en 11 delitos: prevaricación, cohecho, tráfico de influencias, malversación de caudales públicos, fraude a la administración pública, falsedad documental, delitos contra la Hacienda Pública, blanqueo de capitales, estafa procesal en grado de tentativa, apropiación indebida y asociación ilícita en el ámbito de la contratación.

 

 

El Ilustrador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.