El paramecio que nos guía

José Manuel Adán

Sabido es que de los seres unicelulares el paramecio es el más conocido. Es un protozoo que tiene forma ovalada, casi en forma de puro, carece de flagelos (a modo de testículos), y vive en estanques de agua dulce, generalmente en charcos de donde no saben salir. Las vacuolas digestivas digieren el alimento capturado y las vacuolas de secreción expulsan los desechos por exocitosis.

El paramecio “políticus” si aceptamos la versión latina o el paramecio “politikós” si aceptamos la griega han llegado a nuestros tiempos con la acepción “paramecio político” que en general opera con los mismos sistemas que sus ancestros. Este ser suele seguir las leyes de Murphy, principalmente la que señala “si no haces nada, no te equivocarás”

Así este ser unicelular, vive en charcas por lo general con el agua corrompida, pero se encuentra verdaderamente en su hábitat y no quiere salir de ella y para no salir o no lo puedan sacar ,lo primero que hace es defenderse y así crea en su citostoma (que sirve para capturar alimento que puede ser metálico en forma de euros o bien en billetes de papel que deben ser al menos de quinientos euros), una franja a modo de muralla que tiene varios frentes: el denominado “aforamiento”, el vínculo judicial, la prescripción, el tercer grado y el indulto.

Por medio del aforamiento, un paramecio político por ejercer un cargo público, goza del derecho, en caso de ser imputado por un delito, de ser juzgado por un tribunal distinto al que correspondería a un paramecio normal. La razón subyacente que se explica a los paramecios normales es la de evitar las presiones políticas a las que puede verse sometidas un tribunal ordinario cuando juzga a un cargo público de responsabilidad, creyéndose que un tribunal superior es más independiente a estas presiones. Teniendo en cuenta que en la actualidad existen en España 17.621 aforados (nada que ver con los kartoffen parameciuos, los britton´s paramecious,ni los big mack paramecious, donde no existe el aforamiento),el ámbito defensivo es muy amplio.

Para mantener ese aforamiento, los paramecios políticos alegan que en realidad se trata de un castigo más que de un privilegio, lo que produce la hilaridad de sus congéneres no políticos, llegando a producir hernias de hiato si la hilaridad es excesiva. La principal razón es que al ser juzgados por un tribunal superior pierden el derecho a recurrir ante un tribunal superior. Las estadísticas demuestran que, hasta ahora, son difícilmente castigados los paramecios políticos.

No obstante, en el insólito caso de ser llevados ante un tribunal, teniendo en cuenta que el sistema permite nombrar los jueces por parte de los paramecios políticos debido a la reforma de la ley orgánica del Consejo General del poder judicial, impulsada por el paramecio político Registrador, las sentencias suelen ser muy benignas lo que llena de alegría a este universo de unicelulares.

Sin embargo, en el improbable caso de que algún juez, ya que siempre puede haber alguno desobediente y eso es perfectamente comprensible, castigue de acuerdo con la ley a algún paramecio político, el grupo se defenderá mediante dos medidas “Ad hoc”. La primera es la”prescripción” que constituye el medio por el cual la acción para exigir el pago de una obligación deviene en inexigible por el transcurso del tiempo (puede ser tributaria, contractual, o proveniente de diversas relaciones con la Administración Pública).Si el plazo, por la acción lenta de la justicia ha transcurrido, el paramecio político se libra de la pena. Si esto no es así y sorprendentemente debe ingresar en prisión, (apenas existen registros fotográficos de estos hechos), se pondría en marcha la segunda medida: la concesión del tercer grado, permitiendo la salida del pobre paramecio en determinadas condiciones. Esta medida se aplica incluso al paramecious terrorista, uno de los más dañinos.

Finalmente si a pesar de todas las medidas defensivas, el paramecio político quedase en prisión, el gobierno de los paramecios políticos puede acordar el indulto. No olvidemos que desde 1996 se han concedido más de diez mil indultos siendo los paramecios políticos los más favorecidos.

Así la corrupción de la charca tiene vía libre. Si además, las sentencias y disposiciones emanantes del Tribunal Constitucional no se cumplen ni se hacen cumplir, preponderantemente por la variante paramecious caganet, origina que las Agencias internacionales aconsejen no comprar deuda pública española por aparecer como un país indebidamente estructurado e incumplidor de la ley, lo que además supone crear un movimiento populista originador del “paramecious mamemos”, rompedor pero acogedor del enfado de lo expuesto, sin importar que este último paramecio sea una mezcla del “comunismo leninismus”, del “venezolamus maduris” y del “Fidela cubanorum”, ya de por sí muy peligrosos aunque antiquísimos ,lo que le hace tan peligroso como el ébola.

A esto nos ha llevado el paramecio Registrador que no ha hecho cumplir la Constitución, pero sí la ley de Murphy antes enunciada, ya sabes “si no haces nada no te equivocarás”. Este paramecio es inútil desde que fue clasificado como político y el mayor problema es que ha inutilizado a todos los de su charca.

 

 

 

José Manuel Adán

Economista e Inspector de Finanzas del Estado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.