Aún se desconoce cuál ha sido el mecanismo de la infección

‘Lo más importante es encontrar ahora a todos los contactos’.

La enfermera del Hospital Carlos III de Madrid infectada con el virus del ébola entró en dos ocasiones en la habitación del religioso fallecido por esta enfermedad el pasado 25 de septiembre, tras haberse contagiado en África. En una ocasión, la enfermera entró para realizar un cambio de pañal y en la otra, cuando el paciente ya había fallecido.

Mercedes García Vinuesa, directora General de Salud Pública, ha compadecido en el Congreso de los Diputados ante la comisión de Sanidad para explicar las gestiones que se están llevando a cabo en este momento. “Lo más importante es encontrar ahora todos los contactos. España colabora activamente siguiendo las recomendaciones de la OMS. La gestión con todos los contactos se coordina con la Comunidad de Madrid. El protocolo de actuación se ha puesto en marcha en todas las comunidades cuando ha habido un caso sospechoso”, ha señalado Vinuesa.

Hasta ahora, la lista de personas que han mantenido contacto con la afectada se eleva a 52 personas que permanecen bajo vigilancia: 22 de ellas pertenecen al Hospital de Alcorcón donde se la atendió en primer lugar y otros 30 profesionales sanitarios que atendieron al misionero fallecido en el Hospital Carlos III. Por otro lado, se encuentran en aislamiento la enfermera infectada, su esposo, otra enfermera que trató al religioso fallecido y un varón de nacionalidad nigeriana. Estos dos últimos han dado negativo a las primeras pruebas de contagio.

 

 

El Ilustrador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.