La polémica de Bodegas Insulares se salda con una dimisión

Su consejero delegado abandona el cargo a raíz de las investigaciones del Gobierno canario.

La polémica se desató tras conocerse la noticia de que Bodegas Insulares de Tenerife –de la que el Cabildo de Tenerife es su mayor accionista- había comprado más de 100.000 litros de vino a unas bodegas de La Mancha.

A pesar de que aún no se ha emitido un informe definitivo de lo sucedido, el consejero de Agricultura, Ganadería y Pesca del Cabildo tinerfeño, José Joaquín Bethencourt, ha asegurado que no existen indicios de que se haya producido una actividad fraudulenta, pero acepta la dimisión del consejero delegado de Bodegas Insulares –José Luis Savoie– afirmando que, en cualquier caso, se trata de una adquisición “inadecuada y arriesgada”.

Por su parte, el Consejo de Bodegas Insulares ha justificado que la compra “obedecía a una solución técnica para mejorar una partida importante de vinos, almacenados en la bodega de Guía de Isora, que por ser de añadas atrasadas no contaban con la calidad suficiente para salir al mercado. Estos vinos fueron comercializados íntegramente en el mercado de vinos sin denominación de origen”.

 

 

El Ilustrador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.