112 Ocean Avenue, Amityville

112 Ocean Avenue, AmityvilleEl espíritu del mal.

En la madrugada del 15 de noviembre de 1974, el hijo mayor de la familia DeFeo, de 17 años de edad, asesinó a sangre fría a sus padres y hermanos en el número 112 de Ocean Avenue, en la localidad estadounidense de Amityville.

Seis personas perdieron la vida después de que el joven les disparara con un rifle. El asesino no confesó su crimen hasta varios días después del suceso y solo porque en su habitación se habían encontrado pruebas decisivas: el arma del delito y varias cajas de munición vacías. Fue condenado a 25 años de prisión.

La noticia tuvo una gran repercusión en los medios de comunicación norteamericanos, pero lo cierto es que este lugar cobraría mayor protagonismo varias semanas después de la masacre. Era el 28 de diciembre de 1974. Otra familia, la compuesta por el matrimonio George y Kathy Lutz, acababa de instalarse en la casa donde se habían producido los asesinatos.

Desde el primer momento notaron algo extraño en el domicilio: la presencia de algo sobrenatural se cernía sobre las vidas del matrimonio y de sus dos hijas pequeñas, cada día con más intensidad. Aquella sensación estaba acompañada de extraños ruidos, manchas en las paredes, malos olores… Además, la familia empezó a tener sueños con los asesinatos cometidos en la casa, solo que en aquellas visiones eran ellos las víctimas del crimen.

Convencidos de que la casa estaba poseída, el matrimonio recurrió a un sacerdote para que acabara con aquella presencia demoníaca. Sin embargo, fue el sacerdote el que tuvo que salir huyendo del lugar.

A partir de aquel momento, las señales de que algo extraño sucedía en aquella casa fueron en aumento hasta el punto de que George aseguraba que su mujer se estaba transformando en una bruja. Los Lutz finalmente decidieron abandonar la casa y desde entonces ha permanecido deshabitada.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.